En el Mentatlón Bilbao participaron diez pacientes y cuatro profesionales de los centros de Alcázar de San Juan y Tarancón
En el Mentatlón Bilbao participaron diez pacientes y cuatro profesionales de los centros de Alcázar de San Juan y Tarancón - JCCM
DEPORTE

Mens sana in corpore sano

En los centros de rehabilitación psicosocial y laboral de la región el deporte es una herramienta que «mejora la calidad de vida y favorece la integración comunitaria» de las personas que padecen un trastorno mental grave

TOLEDOActualizado:

Viajar desde Alcázar de San Juan y Tarancón hasta Bilbao para jugar un torneo de fútbol, pádel o tenis de mesa. O hacerlo desde Albacete hasta Galicia para completar el Camino de Santiago. Estas historias no tendrían nada de noticioso si no fuera por sus protagonistas: enfermos mentales. El deporte no solo como herramienta para estimular el físico, sino también la mente. Por una vez, el tópico es verdad: «Mens sana in corpore sano».

En los 19 centros de rehabilitación psicosocial y laboral que hay en Castilla-La Mancha lo saben bien. En el caso del de Alcázar de San Juan, el mismo año que se inauguró (2002) se puso en marcha el programa de deporte. Con un objetivo básico: «Generalizar la práctica deportiva de las personas con enfermedad mental para promover la salud física y mental, y así contribuir a la mejora de su calidad de vida y favorecer su integración comunitaria».

«Esta actividad engancha, resulta emocionante para todos y, al mismo tiempo, muy útil como parte de la terapia». Son palabras de Cortes Felguera, terapeuta ocupacional en el centro de Albacete, después de que 24 enfermos mentales (acompañados de seis profesionales y una voluntaria) hicieran este verano el Camino de Santiago partiendo de Tuy, pasando por la capital gallega y acabando en Finisterre, donde los romanos situaron el fin del mundo.

En total, 210 kilómetros y diez días de convivencia. Algo bueno tendrá esta experiencia cuando ya son 13 los años que se lleva repitiendo y ha ganado el premio nacional que otorgan la Sociedad de Psiquiatría y la Confederación Española de Agrupaciones de Familiares y Personas con Enfermedad Mental ( Feafes). La práctica «es única y motiva enormemente a estas personas en su afán diario de superación», añade el terapeuta Felguera.

Mentatlón

Aparte de sudar la camiseta, a veces el deporte ofrece la oportunidad de conocer gente y hacer turismo. Es lo que propició la Asociación Vizcaína de Familiares y Personas con Enfermedad Mental (Avifes) entre el 15 y el 17 de septiembre. El Mentatlón Bilbao, también llamado I Encuentro deportivo por la mejora de la salud mental, reunió en la ciudad vasca a más de 100 enfermos de seis comunidades autónomas (Andalucía, Castilla y León, La Rioja, Madrid, País Vasco y Castilla-La Mancha), que compitieron en disciplinas como el fútbol sala, el tenis de mesa, el pádel, la petanca o el atletismo. La representación castellano-manchega en el Mentatlón estuvo formada por diez pacientes y cuatro profesionales de los centros de Alcázar de San Juan y Tarancón. Los pacientes jugaron al fútbol sala, el tenis de mesa y el pádel.

Una decena de pacientes de los centros de Tarancón y Alcázar viajaron hasta Bilbao en septiembre para jugar al fútbol sala, tenis de mesa o pádelEn el centro de Albacete, sus usuarios realizan el Camino de Santiago desde hace 13 años. Este año fueron hasta Finisterre

También del centro de Alcázar de San Juan procedían los dos deportistas y el profesional que entre el 8 y el 11 de junio estuvieron en Montepiano y Vernio (Italia) participando en la segunda edición del campeonato de fútbol 7 «L’appennino bien giocando», que organiza la Cooperativa Social Alice y el Atletic Nadir.

En Alcázar de San Juan aseguran que son muchos los «objetivos/beneficios» que el deporte tiene en las personas con una enfermedad mental. Y los enumeran: «Desarrollar estrategias de autocontrol que reduzcan los niveles de estrés y ansiedad y favorezcan la tolerancia a la frustación»; «aumentar el sentimiento de competencia y autoeficacia para así mejorar la autoestima»; «mejorar las capacidades físicas»; «creación de redes sociales al realizar actividad grupal que necesita interacción con otros, favoreciendo la integración con los propios compañeros»; «fomentar el trabajo en equipo, el compañerismo»; «mejorar los hábitos higiénicos, prevenir la obesidad y la aceptación de la práctica de ejercicio físico» o «asumir normas, reglas y organización a seguir en cada una de las actividades».

En suma, que el deporte «constituye un importante instrumento de integración social».

Pacientes del centro de rehabilitación psicosocial y laboral de Albacete llevan haciendo el Camino de Santiago desde hace 13 años
Pacientes del centro de rehabilitación psicosocial y laboral de Albacete llevan haciendo el Camino de Santiago desde hace 13 años - JCCM

Un millón de personas

El programa deportivo del centro de Alcázar incluye la práctica de fútbol, baloncesto, zumba, un circuito de cardio (con ayuda de máquinas especiales de gimnasio) y senderismo. De los 98 pacientes que son tratados, más de un tercio (35) participan «habitualmente en una o varias» de estas actividades que se realizan un día por semana en el pabellón municipal Antonio Díaz Miguel. Además, una vez al año hay un encuentro deportivo del centro de Alcázar con los de Tomelloso y Consuegra.

Estos centros, dependientes de la Fundación Sociosanitaria de Castilla-La Mancha, tratan a personas de entre 18 y 65 años que padecen un trastorno mental grave y que llegan a ellos previo diágnostico del Servicio de Salud regional (Sescam).

Según la Confederación Española de Agrupaciones de Familiares y Personas con Enfermedad Mental (Feafes), en España hay en torno a un millón de personas que padece una enfermedad mental. En este colectivo no se incluye a quienes tienen depresión, ansiedad u otros trastornos más moderados que igualmente alteran la vida de quien lo sufre. Otro dato: según la Organización Mundial de la Salud (OMS), una de cada cuatro personas en el mundo sufrirá una enfermedad mental a lo largo de su vida. Se trata, pues, de una minoría muy mayoritaria.

Cada 10 de octubre se celebra el Día Mundial de la Salud Mental. Hace un par de años, el presidente de Feafes, José María Sánchez Monge, escribió un artículo en el que denunciaba el estigma al que se enfrentan los enfermos mentales debido a la serie de tópicos erróneos que se vierten sobre ellos: «Nos encontramos en un momento comparable a cuando se pensaba que el sida se podía contagiar con un abrazo, las infecciones se curaban con sangrías o la epilepsia era señal de una posesión demoniaca».

El deporte es un arma impagable para vencer la discriminación. Ahí están los ejemplos del Mentatlón Bilbao o del Camino de Santiago. Desde Albacete al fin del mundo. Y más allá.