Imagen de 2017 del embalse de Entrepeñas, con el pueblo de Sacedón (Guadalajara) al fondo/ Los regantes del Levante defienden el Trasvase Tajo-Segura - Isabel Permuy/ Vídeo: ABC

La lenta agonía del Mar de Castilla

Los pueblos que rodean a los embalses de cabecera del Tajo, situados entre las provincias de Guadalajara y Cuenca, sufren un declive insoportable por culpa de los trasvases de agua a Levante

ToledoActualizado:

«Nuestras vidas son los ríos que van a dar a la mar, que es el morir». Estos son, quizá, unos de los versos más conocidos de la poesía española y, seguramente, los más famosos de la obra poética «Coplas a la muerte de su padre», de Jorge Manrique, un escritor muy ligado además a la tierra de la que voy a hablar y en la que el agua es tan necesaria como el respirar para los vecinos que la habitan.

Estos versos además podrían ser uno de los lemas que utilicen los habitantes de los pueblos que circundan el otrora conocido como Mar de Castilla, el conjunto de embalses de la cabecera del Tajo situados entre las provincias de Cuenca y Guadalajara, dentro de los cuales destacan los dos más grandes, Entrepeñas y Buendía, que son los que abastecen de agua al trasvase Tajo-Segura.

El nombre que recibe este conjunto de embalses puede sonar incluso a chiste, si uno echa un vistazo a la realidad que viven hoy porque, por ejemplo, el de Buendía tan sólo acumula 299 hectómetros cúbicos (hm3) de agua embalsada de los 1.639 del total de su capacidad, mientras que el de Entrepeñas almacena 287 hm3 de los 835 que puede llegar a acumular. Una situación que, sin duda, han provocado los numerosos travases de agua hacia el Levante español.

El último de ellos se aprobó el lunes 8 de abril, después de que la Comisión Central de Explotación del Acueducto autorizara la cesión de otros 38 hm3 al considerar que a, 1 de abril, el volumen embalsado en Entrepeñas y Buendía era de 600,7 hm3. Los miembros que componen este organismo basaron su decisión en que quedaba un volumen pendiente de trasvasar de 11,7 hm3 y un volumen de embalse efectivo de 589 hm3, superior al umbral de 586 hm3 que corresponde a este mes. Estas cifras son las que fija el Memorándum sobre el Trasvase Tajo-Segura, aprobado en 2013 por el Gobierno del PP y que ahora el Ejecutivo socialista de Pedro Sánchez no ha querido derogar.

Cifras y más cifras, trasvases y más trasvases, que son los que cabrean cada mes a los ciudadanos de Castilla-La Mancha, pero más si cabe a los vecinos de localidades como Alocén, Almonacid de Zorita, Buendía, Durón, Sayatón, Villalba del Rey y Sacedón, que ven cómo los embalses que hay a su lado se van secando paulatinamente sin que nadie lo remedie. Ello, a pesar de que el Tribunal Supremo anulara, en una sentencia histórica tras la denuncia de asociaciones ciudadanas y ayuntamientos, varios artículos del Plan Hidrológico del Tajo por no fijar caudales ecológicos en varios tramos del río y que aboga por alcanzar un nuevo acuerdo en materia de trasvases.

Una de esas asociaciones es la que aglutina a estos pueblos ribereños de los embalses de Entrepeñas y Buendía, cuyo presidente, Francisco Pérez Torrecilla, critica la «doble cara del Gobierno de España porque, por un lado, no deja de lanzar mensajes esperanzadores, pero, por otro, se muestra igual de timorato que los anteriores a la hora de atajar el verdadero problema: el exceso desmedido de demanda de agua del Levante».

Francisco Pérez Torrecilla, alcalde de Sacedón y presidente de los Municipios Ribereños
Francisco Pérez Torrecilla, alcalde de Sacedón y presidente de los Municipios Ribereños - Guillermo Navarro

Pérez Torrecilla es también alcalde de Sacedón (Guadalajara), donde se viene denunciando la «situación crítica» que viven desde hace muchos años, ya que en la última década este municipio, que tiene en el agua de estos embalses su principal motor económico, ha visto cómo ha perdido un 20% de su población, pasando de los 2.000 habitantes en 2009 a los 1.500 de ahora. «La despoblación es un mal endémico de la España interior y, en concreto, de gran parte de la provincia de Guadalajara, pero en nuestro caso esto viene provocado por la falta de agua en los embalses de los que vivimos», afirma.

El embalse de Entrepeñas, el más próximo a Sacedón, está rodeado de urbanizaciones que tienen al pueblo como centro de ocio, pero en los últimos años los carteles de «se vende, se alquila o se traspasa» inundan, paradójicamente, las fachadas de muchos edificios. «Mucha gente piensa que este lugar no es un buen sitio para vivir ni invertir, algo contra lo que queremos luchar», asegura el alcalde. Pero la realidad es tozuda y el descenso poblacional va aparejado de la desaparición de bares, restaurantes y otros negocios de sectores como el comercio o la construcción, que de manera indirecta se ven abocados a echar el cierre igualmente.

En los últimos años, según datos del sector hostelero, han cerrado el 50-60% de los alojamientos y actualmente en Sacedón tan sólo hay cuatro establecimientos hoteleros. Uno de ellos es el Hotel Rural Mariblanca, cuyo responsable, José Luis Labarra, atiende a ABC a la vez que recibe a unos clientes que estos días de Semana Santa están disfrutando de esta zona. Labarra señala que «la gente sigue acercándose porque es un entorno natural muy bonito de ver, a pesar de la escasez de agua». Este establecimiento, que tiene una capacidad para 60 personas y que cuenta también con un restaurante, lleva abierto desde 1954 y ha sido testigo de la evolución de la involución.

Otro de los que puede hablar con conocimiento de causa es Juan José Jiménez, dueño del Restaurante Pino, donde cuando uno pasa puede oler el asado de cordero, especialidad de la casa junto con otros platos típicos de la gastronomía local. Este establecimiento, inaugurado el 16 de febrero de 1961 por el padre de Juan José, Laureano Jiménez, se encuentra a un kilómetro del embalse de Entrepeñas, pero hace años el agua llegaba casi a los cimientos del edificio, según cuenta su actual propietario.

«En Sacedón vivíamos del sector primario, pero desde que se construyó el embalse se acabó y sólo vivimos del turismo», indica Juan José Jiménez, quien recuerda que antes contaban en el restaurante con 5 ó 6 camareros para atender las mesas. E, incluso, reforzaban la plantilla en periodos como el de ahora, en Semana Santa, «pero entre la crisis y los trasvases estamos con el agua al cuello; el agua rige la vida de este pueblo», dice irónicamente.

Embarcadero de la empresa náutica Crisve Turismo, en el embalse de Entrepeñas
Embarcadero de la empresa náutica Crisve Turismo, en el embalse de Entrepeñas - Crisve

Pero si hay un sector que ha sufrido más duramente la escasez de agua y los trasvases ha sido el náutico. Entrepeñas cuenta con 800 embarcaciones censadas al año, más que muchos puertos de mar, pero en los últimos años es difícil ver barcas navegando por el embalse. Ricardo Ortega es el responsable de Crisve Turismo, una de las cuatro empresas que sigue funcionando en Sacedón, tras el cierre de otros negocios. Subraya que 2017 fue el peor año que recuerda, cuando tuvieron que atender más siniestros que otras cosas, ya que muchas embarcaciones tuvieron más de un accidente debido a la poca profundidad de muchas zonas del pantano.

Crisve Turismo cuenta ahora con tan sólo cuatro trabajadores, cuando antes tenían en plantilla muchos más. En Semana Santa esperan tener trabajo, pero la temporada alta del sector náutico va de junio a septiembre. «Si no llueve más y el trasvase sigue funcionando, tendremos que darnos de baja», vaticina Ricardo Ortega, quien rememora con cierta nostalgia los años en los que se permitía acampar en las proximidades del embalse de Entrepeñas, «cuando había mucha más gente y además, paradójicamente, las riberas estaban mucho más limpias que ahora».

El alcalde de Sacedón, que opta como candidato del PSOE a ser reelegido por tercera vez para estar al frente del Ayuntamiento el 26 de mayo, recuerda aún los estragos que causó la sequía y los trasvases en el 2017. Entonces, los embalses de cabecera del Tajo se encontraban a tan sólo un 9% de su capacidad, algo que cambió gracias a las numerosas lluvias del 2018. Sin embargo, en 2019 el agua embalsada ha vuelto a descender y están capeando el temporal como pueden. «Si seguimos con esta inercia y no llueve más o se paralizan los trasvases, dentro de tres o cuatro meses va a ser catastrófico. Nuestra materia prima es el agua y, desde que se construyó el acueducto, no nos han dejado otra alternativa de desarrollo», lamenta Pérez Torrecilla.

El regidor sacedonense y presidente de la Asociación de Municipios Ribereños de los Embalses de Entrepeñas y Buendía es claro en su mensaje: «El Levante ya cuenta con las desaladoras, pagadas por todos los españoles y que se infrautilizan, para combatir la falta de agua. El mar y los océanos representan el 97% del agua del planeta; nosotros no tenemos la suerte de estar en la orilla del Mediterráneo, pero también necesitamos el agua y nuestra necesidad, en teoría, debería estar garantizada por ley».