Indignación con el empresario Saboya en la protesta de los obreros de Avicu

Actualizado:

ÓSCAR CUEVAS

GUADALAJARA. Algo más de medio millar de personas, fundamentalmente trabajadores de Avicu y sus familiares, participaron ayer en la concentración de protesta convocada por el Comité de Empresa de este grupo avícola alcarreño, una manifestación que pronto centró sus ataques en el máximo accionista de la compañía, el empresario Jesús María Saboya, a quien los obreros culpan directamente de no haber abonado sus salarios de septiembre y octubre (algunos tienen también pendiente la extra de verano), y sobre todo, de haber «desaparecido» de la ciudad y no ofrecer ninguna información sobre el futuro de los puestos de trabajo o la viabilidad del grupo.

Carteles con lemas como «Saboya, queremos tener Reyes Magos», «Saboya, paga a mi madre», «Saboya no paga» o «Saboya ladrón» jalonaron una protesta en la que estuvieron presentes representantes políticos de los tres grupos con presencia en el Ayuntamiento: PP, PSOE e IU.

Los trabajadores, en un momento dado, decidieron saltar los límites fijados para la concentración, y recorrer unas decenas de metros por la calle Virgen del Amparo, hasta pararse a protestar justo delante del domicilio del empresario, donde se corearon nuevos lemas denunciando la situación.

Finalmente, regresaron a Santo Domingo, donde Laura Sedano, presidenta del Comité de Empresa por CCOO, leyó un comunicado. En él, la representante de los trabajadores denunció la «situación crítica» que atraviesa la plantilla. «Vemos que la empresa cada día tiene más dificultades con los proveedores, nos faltan materias primas, la incubadora no produce y las granjas apenas están activas», dijo.

Sin información

Aseguran los trabajadores que la dirección está incumpliendo la Ley, y no ha facilitado al Comité datos sobre los balances económicos y la situación de la empresa, al tiempo que el propio Saboya «está desaparecido desde el pasado 8 de octubre». En la manifestación, los trabajadores repartieron octavillas con el rostro del empresario y un expresivo «Se busca» sobre la imagen.

A esta situación se suma la ausencia de cualquier interlocución válida, dado que el pasado 27 de octubre fue despedido el director gerente del grupo empresarial. «Al tiempo, la responsable de Recursos Humanos pidió la baja voluntaria. Sólo hablamos de vez en cuando con un director de ventas, pero no puede aportar soluciones, porque él es otro trabajador», dijo a los medios la presidenta del Comité de Empresa.

Representantes de UGT, CCOO y el propio Comité de Empresa se reunirán hoy con responsables de la Delegación de Trabajo, y esperan hacerlo a lo largo de esta semana con la Dirección General de Trabajo de la Junta, para tratar de llegar a una solución. Los próximos paros parciales en la empresa se producirán el 13 y el 14 de noviembre, previos a una huelga indefinida.