El portavoz Ignacio Hernando, junto a la consejera Patricia Franco, antes de la rueda de prensa
El portavoz Ignacio Hernando, junto a la consejera Patricia Franco, antes de la rueda de prensa - Ana Pérez Herrera

Habrá una nueva ley de cooperativas, un «sector estratégico» para la región

Castilla-La Mancha cuenta con más de 2.200 empresas y más de 16.400 trabajadores en la economía social

ToledoActualizado:

El Consejo de Gobierno ha iniciado este martes los trámites administrativos para aprobar en un futuro la que será la nueva ley de microempresa cooperativa y cooperativa rural para regular el sector de la economía social en Castilla-La Mancha. Fue la consejera de Economía, Empresas y Empleo, Patricia Franco, acompañada del portavoz regional, Ignacio Hernando, quien explicó los pormenores de esta futura regulación de un «sector estratégico» para la región.

Para destacar la relevancia de esta nueva normativa y del sector al que va afectar, Patricia Franco dio una serie de datos que hablan por sí mismos. Así, informó de que la región cuenta en la actualidad con más de 2.200 empresas de economía social que aglutinan a más de 16.400 trabajadores. De hecho, Castilla-La Mancha es la cuarta comunidad autónoma que más empleo genera en este sector, después de Andalucía, Cataluña y Valencia.

Asimismo, más del 62 por ciento de las empresas de economía social de Castilla-La Mancha son cooperativas que crean el 76 por ciento del empleo del sector. Por ello, la consejera lo considera como un «sector arraigado en el territorio y que crea empleo estable y de calidad, con el vínculo indefinido que supone la doble condición de trabajador y socio».

Por áreas, existen 626 cooperativas agrarias, 753 de trabajo asociado o 204 de vivienda, detalló Franco, quien añadióó que de los 919 municipios de la región, 438 cuentan con cooperativas de algún tipo y el 48 por ciento de los municipios cuentan con alguna en su municipio.

La consejera explicó que este proyecto de ley responde a la necesidad de desarrollar dos nuevos tipos de cooperativas, como son la microempresa cooperativa y la cooperativa rural. «La creación de ambas figuras se ha llevado adelante con la participación de las organizaciones representativas del cooperativismo de trabajo asociado y del agroalimentario», destacó.