Imagen de uno de los incendios en los que tuvo que actuar la Guardia Civil en Ciudad Real
Imagen de uno de los incendios en los que tuvo que actuar la Guardia Civil en Ciudad Real - Guardia Civil

La Guardia Civil de Ciudad Real alerta del incremento de incendios forestales

En lo que va de año han sido detenidas e investigadas seis personas por provocar fuegos

Ciudad RealActualizado:

La Guardia Civil ha alertado del notable incremento de incendios forestales que se han producido en lo que va de año en la provincia de Ciudad Real, en la que se han registrado siete, lo que supone un aumento con respecto a la media de los últimos años en más de un 25 por ciento.

En lo que va de año se han detenido o investigado a seis personas en relación con la comisión de incendios forestales, según ha informado este martes la Guardia Civil en un comunicado de prensa.

Asimismo, ha indicado que Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona), en su función de policía judicial medioambiental específica, se encarga de la investigación de estos ilícitos penales, utilizando los más avanzados métodos para ello.

La causa humana es el primer factor desencadenante, debido a imprudencias en la mayoría de los casos, tales como dejar restos de poda quemándose sin control alguno, producir quemas en días con viento fuerte o en masas forestales.

En los últimos años, por parte de los agentes del Seprona, se está incidiendo en las medidas de seguridad en la realización de estas quemas «controladas», así como en otros factores que tradicionalmente eran causas de numerosos conatos e incendios, como eran los producidos por las cosechadoras.

El mal estado de la maquinaria, concretamente de los peines de las cosechadoras, era frecuentemente origen de numerosos incendios forestales.

No obstante, la concienciación de los profesionales del campo llevada a cabo por el Seprona está reduciendo drásticamente este tipo de incendios, que a la vez son los más peligrosos desde el punto de vista de la seguridad ciudadana, por que se producen en algunos casos en zonas urbano-forestales, en el perímetro de núcleos de población, ha apuntado la Guardia Civil.