Un gran número de ganaderos, con sus rebaños, se han acercado a la feria
Un gran número de ganaderos, con sus rebaños, se han acercado a la feria - Ayuntamiento de Cantalojas

«Gran afluencia» de público a la Feria de Ganado de Cantalojas

La diputada guadalajaerña Lucía Enjuto ha manifestado «el compromiso de la Diputación con el sector de la ganadería»

GuadalajaraActualizado:

La diputada delegada de Desarrollo Rural, Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente en la Diputación de Guadalajara, Lucía Enjuto, ha asistido este viernes a la Feria de Ganado de Cantalojas, declarada de Interés Turístico Provincial, que celebra su trigésimo cuarta edición coincidiendo, como es tradicional, con el Día de la Fiesta Nacional y, en esta ocasión, con las fiestas de la localidad serrana. Enjuto ha resaltado la «gran afluencia de público» en esta edición en la que se han podido ver expuestos diez lotes entre ovejas y cabras y también vacas que han traído un total de siete ganaderos.

Enjuto ha visitado la Feria junto al alcalde, Narciso Arranz, y otros asistentes como el gerente de la Asociación Provincial de Agricultores y Ganaderos (Apag) recordando que esta muestra provincial, una de las más importantes, está patrocinada por la Diputación de Guadalajara y el Ayuntamiento de Cantalojas, según ha informado la Institución provincial en nota de prensa.

Por ello, la diputada responsable ha manifestado «el compromiso de la Diputación con el sector de la ganadería» y ha animado a «conocer esta feria, en cuyo término se encuentra una de las grandes joyas de la biodiversidad de Castilla-La Mancha, como es el Hayedo de Tejera Negra», enclavado en el Parque Natural de la Sierra Norte de Guadalajara.

«Como no podía ser de otra manera, desde la Diputación apoyamos el mantenimiento de la ganadería tradicional como forma de mantener la actividad en nuestros pueblos y propiciar el asentamiento de población, siendo además esta feria un atractivo más desde el punto de vista turístico», ha dicho Lucía Enjuto, recordando que la Institución Provincial tiene una línea de ayudas para las ferias ganaderas y agrícolas que permiten acogerse a los ayuntamientos para su organización.

Del mismo modo, forman parte de la programación las demostraciones de artesanía que realizan los profesores de la Escuela de Folklore de la propia Diputación, en concreto de labores tradicionales a cargo de Margarita García, de carpintería por David Serrano, de esmaltes por María Jesús Sánchez y de restauración etnográfica por María Luz Vaillo.

Cantalojas cuenta con un censo aproximado de más de 1.000 cabezas de ganado vacuno y 5.000 de ovino, censo que se mantiene estable en los últimos años, así como la incorporación de jóvenes ganaderos.

Desde las 11.00 horas se ha podido visitar el recinto ferial con la exposición de ganado, maquinaria y demás productos, además del reparto de aguardiente y tortas. A las 12.00 horas ha tenido lugar una exhibición canina y después otra de deporte rural vasco. Sobre las 15.00 horas, la diputada Lucía Enjuto ha participado en la entrega de diplomas y obsequios a los ganaderos participantes.

Durante la mañana también ha habido una degustación de carne de la comarca de la marca de calidad certificada 'Guadanorte' a cargo de la Agrupación de Ganaderos de la Sierra Norte y de la Asociación Provincial de Agricultores y Ganaderos, además de una exposición fotográfica a cargo de Jorge Molinero, música de dulzainas con el grupo Mirasierra y animación a cargo de la charanga El Puntillo.

Historia de la feria

Este certamen ferial comenzó su andadura en el año 1948 y originariamente se celebraba a lo largo de tres días, 12, 13 y 14 de octubre. Llegó hasta su máxima pujanza en la década de 1970 y posteriormente experimentó un cierto descenso hasta que gracias al apoyo de la Diputación de Guadalajara volvió a recuperar la importancia de antaño hasta la actualidad, habiéndose convertido en cita obligada para numerosos ganaderos de distintos puntos de la geografía nacional, principalmente de las provincias limítrofes.

Desde sus comienzos era conocida por el aluvión de ganaderos, tratantes y agricultores que se desplazaban hasta Cantalojas para ver, comprar y vender cabezas de ganado, toda la pradera de la localidad era un hervidero de gente y camiones esperando trasladar el ganado de un lado a otro. Antes de llegar al pueblo, en las llanuras cercanas donde abunda el buen pasto para el ganado, los ganaderos exhiben en la actualidad lo mejor de sus ejemplares, vacas, ovejas, cabras e incluso caballos y ponis.