El general Llamas posa para una entrevista con ABC en julio de 2017, días después de llegar al cargo como jefe de la Guardia Civil en Castilla-La Mancha
El general Llamas posa para una entrevista con ABC en julio de 2017, días después de llegar al cargo como jefe de la Guardia Civil en Castilla-La Mancha - Ana Pérez Herrera

El general Llamas deja Castilla-La Mancha para dirigir la Policía Judicial de la Guardia Civil

A este curtido profesional se le asocia públicamente con la investigación del caso Yéremi Vargas

ToledoActualizado:

El general de brigada Manuel Llamas Fernández, jefe de la Guardia Civil en Castilla-La Mancha hasta este lunes, dirigirá la Jefatura de la Policía Judicial de este instituto armado. Su cese ha sido publicado este mismo lunes en el Boletín Oficial del Estado. La propuesta ha partido del director general de la Guardia Civil, Félix Vicente Azón, aunque el general no se incorporará a su nuevo destino hasta agosto.

De la jefatura de la Policía Judicial, depende la Unidad Central Operativa (UCO), para la que Llamas trabajó y conoce muy bien. De hecho, a este curtido profesional se le asocia públicamente a la investigación del caso Yéremi Vargas, el niño desaparecido en Vecindario (Gran Canaria) hace más de diez años. «Aquella investigación fue una más que se llevó a cabo en los más de 7 años que estuve al mando de un departamento de la UCO -dijo en una entrevista con ABC-. Es verdad que fue muy intensa y que, como todas las que no concluyen con el sometimiento a la justicia de los autores de un crimen, fue un tanto frustrante, pero a nivel policial se llegó hasta donde se podía llegar. El resto no nos correspondía a nosotros».

El paso del general Llamas por Castilla-La Mancha ha durado dos años y un mes. Fue en junio de 2017 cuando llegó a Toledo para tomar el mando de la Guardia Civil en la región. Su amplia trayectoria profesional desde que ingresó en la institución a los 19 años se enriquece con una vasta formación académica.

El general Llamas (Málaga, 1959) ingresó en la Guardia Civil en 1978, siguiendo la estela de su padre, y su primer destino, en 1983, fue el Grupo Antiterrorista Rural (GAR), que se dedicaba principalmente a la lucha contra el terrorismo de ETA. Luego pasó por diferentes empleos, como el servicio de Seguridad de la Casa de Su Majestad el Rey y el servicio de Información de la Comandancia de Navarra. También fue jefe de Operaciones de las comandancias de Santa Cruz de Tenerife y Melilla. Más tarde llegó a la Unidad Central Operativa (UCO) y hasta su ascenso a general de brigada, ha estado como coronel al mando de la Comandancia de Granada.

Compaginó, igualmente, su trabajo con los estudios académicos. Es doctor, con la calificación «cum laude», en Ciencias Políticas, licenciado en Derecho y Grado en Criminología, además de estar en posesión de un máster en Dirección de Seguridad Global. Como licenciado en Derecho, ejerció de abogado del Estado sustituto para la defensa de guardias civiles en el ejercicio de sus funciones.