Emiliano García-Page y José García Molina, en una imagen de archivo
Emiliano García-Page y José García Molina, en una imagen de archivo - Luna Revenga

García Molina avisa a García-Page de la «trampa» de acercarse a Ciudadanos

«Quizá la derecha cace al oso y te cace a ti», advierte el líder regional de Podemos al presidente de Castilla-La Mancha

ToledoActualizado:

El secretario general de Podemos en Castilla-La Mancha, José García Molina, avisó este martes al presidente regional, Emiliano García-Page, de que su cercanía con Ciudadanos en la región puede «ser una trampa para osos». Puede ser «que sea la derecha quien cace al oso y quien te cace a ti dentro de la trampa», aseveró.

En una entrevista a Europa Press, el líder de Podemos a nivel regional calificó a PP, Ciudadanos y Vox —tras las elecciones andaluzas— como la «santa alianza de tres partidos que se han fragmentado», pero «que en el fondo van de la mano, dirigidos por el pastor José María Aznar». «Creo que Aznar reaparece en escena como el gurú de estas tres derechas que van en una misma dirección».

Por ello, si García-Page se aproxima a Ciudadanos en la región, «compra ese marco», lo que calificó como «una trampa para osos» que puede generar «dos cosas: que la gente vaya a comprar el discurso original y no la copia, y la segunda, que va a ser la derecha la que cace al oso y quien te cace a ti dentro de la trampa».

García Molina aseguró que si García-Page «entiende que ese es el lugar que tiene que ocupar», él no está de acuerdo, y le va «a pasar factura», al tiempo que confesó que ha hablado con él sobre ello. «Él tiene una forma de ver esto distinta a la mía, desde luego ni me identifico con el mensaje ni con la estrategia. Si es esa, va a pasar como en Andalucía y, en lugar de conseguir un Gobierno, quizá lo pierda».

También puso en duda lo que García-Page está diciendo «en las últimas semanas» y cree que «ha entrado o ha contraído el síndrome Andalucía, pensando que Susana Díaz ha perdido un gobierno por no ser suficientemente de derechas», lo que, en su opinión, es «todo lo contrario» y «ha perdido un gobierno por aliarse con Ciudadanos, por hacer políticas que ni de chicha ni de limonada».

Preguntado por la posibilidad de ilegalizar partidos independentistas que pidió el presidente regional en los últimos días, considera negativo que «la política tome el camino prohibicionista» y que confunda «el escenario de negociación con el jurídico».

«Ilegalizar partidos no es una buena noticia para la democracia», ha manifestado, planteando que si se podría «poner la línea» de la ilegalización también en «partidos condenados por prevaricación por fraude», y añadió que es «un problema», a su entender, que algunos partidos carguen contra los derechos civiles y políticos recogidos en la Constitución.

Irrupción de Vox

Tras la irrupción de Vox en el Parlamento andaluz y su posible pacto con PP y Ciudadanos, García Molina niega que el problema sea que la derecha «esté sacando un voto impresionante». «Seguramente las fuerzas progresistas no estemos haciendo bien algo a la hora de transmitir», afirmó.

No le preocupa «tanto el voto de derecha», sino cuál es el papel de las fuerzas progresistas para que la gente «no se quede en casa», con el objetivo de «generar un proyecto ilusionante que se contraponga con este proyecto que marca un giro autoritario en este país».

García Molina alertó de que, tras el auge de Vox, la derecha española está «muy movilizada» en una nueva «conformación trinitaria» resultante de la suma del partido de Santiago Abascal, Cs y el PP, por lo que llamó a conformar un nuevo discurso progresista «que no olvide su pasado y que entienda su presente» para rebajar la abstención del electorado de izquierdas.

Así, puso el acento en el alto grado de abstención registrado en el último envite electoral en Andalucía, por lo que reclamó crear «un proyecto un poco distinto a lo que se está ofreciendo», aseverando que si se rebaja esa abstención, a los partidos de izquierdas «les va a ir bien».