Paco Núñez, en el centro, en una bodega de Fuentelálamo este miércoles
Paco Núñez, en el centro, en una bodega de Fuentelálamo este miércoles - PP

«Nos está dando mucho juego»

Crónica de un día en la caravana del PP. Así es su candidato a la Presidencia de Castilla-La Mancha, Paco Núñez, y esto es lo que, realmente, piensa su equipo sobre lo que pasará el domingo

Actualizado:

Tomando prestada la cita a Alfonso Guerra, al PP de Castilla-La Mancha «no lo conoce ni la madre que lo parió». Del año pasado a este, ha vivido un cambio de régimen en el que los antiguos gerifaltes han desaparecido y al frente del partido se ha quedado una generación que aún no ha cumplido los 40 años.

El que está al mando se llama Paco Núñez, tiene 37 años y ha sido alcalde de Almansa y presidente de la Diputación de Albacete. «Hay un salto importante con la etapa de Cospedal», reconocen en su equipo, formado por una decena de personas, en su mayoría aún más jóvenes que Núñez, que estos días le acompaña en los cientos de actos organizados por toda la región. Son un jefe de gabinete, su ayudante, el jefe de prensa, una fotógrafa, un cámara, dos encargados de las redes sociales y dos chóferes.

A Núñez lo han comparado incluso con José Bono, el que fuera presidente socialista de la Junta durante más de 20 años, por su carácter bonachón y cercano a la gente. Algunos también dirán que populista, claro. «No le disgusta; de hecho, ha leído muchos discursos de Bono», admiten en su equipo.

Todavía hay partido

De lo que no hay duda es del reto mayúsculo que tiene por delante. Salvo los cuatro años de Cospedal (2011-2015), Castilla-La Mancha ha estado gobernada siempre por el PSOE. El presidente actual, Emiliano García-Page, lleva más de 30 años en diferentes asientos del poder y de su primera legislatura exhibe unos buenos datos macroeconómicos. Las encuestas dicen que Page está cerca de la mayoría absoluta, que en la región son 17 diputados.

En el PP, en cambio, creen que todavía hay partido. Aseguran que su resultado oscilará entre los 11 y los 14 diputados (ahora tienen 16). Desgranado por provincias, auguran que serán claves las de Cuenca y Guadalajara, las dos más pequeñas (cada una aporta cinco diputados, por los siete de Albacete y Ciudad Real y los nueve de Toledo).

En realidad, es bastante probable que Ciudadanos sea el partido acabe entregando las llaves del Palacio de Fuensalida. Aunque a nivel nacional Albert Rivera le haya negado su apoyo a Pedro Sánchez, en Castilla-La Mancha no está descartado, en absoluto, que Ciudadanos pacte con el PSOE.

Los populares dicen que el partido naranja les quita votos en las ciudades, mientras que Vox lo hace en los pueblos. En todo caso, están convencidos de que van a recuperarse de «la hostia» con respecto a las elecciones generales. Además, califican de «cagada» la estrategia del líder nacional del PP, Pablo Casado, de acercarse a Vox y alejarse del centroderecha.

El martes, un día después del debate, los populares andan muy animados. Creen que Daniel Arias, candidato de Vox, es «muy flojo» e, incluso, preguntan irónicos si aún sigue en el plató de la televisión regional, de tanto tiempo que le sobró. Además, consideran que la estrategia de Núñez de ser muy agresivo contra Page fue la acertada, ya que el presidente «quedó noqueado al principio y ya no se recuperó».

En Moral de Calatrava, en una comida con afiliados, Núñez sube al estrado, mira a la cámara y propone otro debate, esta vez cara a cara con Page. «Pon tú las condiciones, Emiliano», dice exaltado, mientras la concurrencia se levanta igual que si su equipo acabara de marcar un gol. Antes, Núñez ha saludado una a una a las más o menos 100 personas que asisten al almuerzo, en un gesto que está en las antípodas de la época de Cospedal.

En su discurso repite ideas de las que ha hecho bandera esta campaña: la bajada de impuestos, la recuperación de la sanidad (sobre todo, incidiendo en las irreales listas de espera) y una apuesta por el deporte. «El dinero que nos gastamos en un vicepresidente de Podemos será para una consejería de Deportes», dice a modo de lema. También tiene cariñosas palabras para el alcalde Manuel Torres, de su generación, y Rocío Zarco, concejala de Moral y número tres en la candidatura del PP por la provincia de Ciudad Real.

En casa de sus padres

En los postres, Núñez se acerca a la mesa donde están los periodistas que le siguen y bromea: «Esta tarde solo tengo Almagro, Madridejos, Consuegra y Mora». El candidato del PP concede todas las entrevistas que le piden y, cuando se marcha, los profesionales de los medios agradecen su trato. «Nos está dando mucho juego», aseguran. Al apagarse las luces en Mora, Núñez se sube al coche y recorre casi 300 kilómetros para dormir en Almansa, en la casa de sus padres. «Eso sí que no tiene precio», confiesa a ABC.

Al día siguiente, en la bodega San Dionisio en Fuenteálamo (Albacete) anuncia ayudas directas a la modernización del sector vitivinícola, así como la reducción de la carga burocrática de la Ley del Vino para hacerlo más competitivo. Se compromete también a liderar desde el Gobierno regional la apertura de mercados internacionales para mejorar la comercialización, las exportaciones y para que la producción vinícola tenga más valor añadido. La caravana del PP está otra vez danzando por Castilla-La Mancha.