Decoración del salón de plenos de la Diputación de Ciudad Real
Decoración del salón de plenos de la Diputación de Ciudad Real - Diputación

La Diputación de Ciudad Real: un palacio lleno de historia y de arte que cumple 125 años

El edificio es el mayor exponente de la arquitectura civil en la provincia

Actualizado:

Pasadas las once de la manaña del pasado viernes, el pleno de la Diputación provincial de Ciudad Real comenzó el homenaje por los 125 años de este palacio que alberga en su interior un legado artístico, cultural y patrimonial de incalculable valor. El acto, cargado de simbolismo, comenzó con una declaración institucional a cargo del presidente de la institución, José Manuel Caballero, quien afirmó que este inmueble decimonónico «se ha convertido, con el paso de los años, en referente y símbolo para las instituciones y todos los ciudadanos».

El edificio ha sido tema recurrente para los estudiosos y expertos en arte. De dos plantas y con tres fachadas realizadas en piedra blanca y ladrillo, destaca por la tipología ecléctica que se impuso en España desde mediados del siglo XIX en muchas de las edificaciones. Comenzó a construirse en 1889 para ser la sede de la Diputación provincial, que se había constituido por primera vez en 1835, 54 años antes.

El encargado de la obra fue el arquitecto Sebastián Rebollar, quien terminó el proyecto el 5 de octubre de 1893. Sin embargo, será la decoración interior la que mejor plasme la función que tiene este palacio como sede de la institución provincial. Esta se realizó entre 1891 y 1892 y corrió a cargo de Ángel Andrade (Ciudad Real, 1866-1932) con la ayuda de Samuel Luna (Almagro, 1860-Ciudad Real, 1929).

La institución provincial mostró en aquella época su satisfacción por la profusión de elementos de apariencia clasicista, revestidos pictóricamente simulando materiales nobles (oro, mármoles de colores, maderas), además de por las escenas murales de los principales espacios.

Escuela italiana

Nadie dudó del arte pictórico de Ángel Andrade, quien había estudiado pintura clásica y era un gran aficionado a plasmar sobre el lienzo los paisajes que contemplaba. Muchos expertos aseguran que en la obra de este artista ciudadrealeño se observan influencias de los grandes murales renacentistas y barrocos italianos, aunque su reto no era otro que, aun siendo un pintor decimonónico, intentar resolver unas composiciones de esta naturaleza y de tan grandes dimensiones. Así pues, los temas clásicos son presentados de forma alegórica, tal como se refleja en la suavidad romántica en el dibujo y el color.

Si el visitante se acerca hasta el salón de plenos de la institución podrá contemplar la destreza del maestro en el arte de pintar. En su techo destacan frescos de las alegorías universales de «La Fortaleza», «La Prudencia», «La Templanza» y «La Justicia», virtudes morales que en este espacio tratan de convertirse en las virtudes políticas que tienen como objeto último el buen gobierno.

En la cúpula de la escalera principal del edificio se muestra un templo civil en el que se veneran la belleza y el arte. Mientras, en la sala de Comisiones se exhibe una decoración más privada y libre, a modo de gabinete.

Andrade también utilizó composiciones históricos-literarias como sucedía con el nacionalismo romántico de la época. «Don Quijote» fue el tema elegido, pues constituye el símbolo universal del espíritu manchego. Junto al Hidalgo Caballero, en la Galería de Personajes aparecen expuestos hombres tan ilustres como Hernán Pérez de Pulgar, Santo Tomás de Villanueva o el general Espartero, entre otros.

Las últimas reformas

Entre 1985 y 1988, el palacio provincial se restauró con la prioridad de adaptarlo a las nuevas necesidades de la institución y a la normativa vigente, dejando al descubierto el valor de este inmueble que había permanecido oculto. Finalmente, en 2006, se rehabilitó la fachada. También se adaptó el acceso para discapacitados y se creó un espacio expositivo para rendir homenaje a Ángel Andrade, de cuyos fondos fue responsable y albacea su hermano Pablo. Este traspasó a la Diputación más de 400 obras.