Cabalgata de Reyes Magos en Toledo
Cabalgata de Reyes Magos en Toledo - Ana Pérez Herrera

Desfilando bajo la lluvia

Miles de personas en Castilla-La Mancha salen a la calle, pese al mal tiempo, para saludar a los Reyes Magos

TOLEDOActualizado:

La ilusión pudo más que el tiempo poco propicio para un acontecimiento único como el de la cabalgata de Reyes Magos. Pero bien pensado, la lluvia que cayó sobre la capital de Castilla-La Mancha este viernes, no con mucha fuerza, fue otro de los grandes regalos en época de pertinaz sequía. Así que todos contentos, por el agua recibida, y porque los niños y sus padres y abuelos pudieron seguir con ojos de sorpresa el espectáculo previo a la noche mágica de los regalos.

[Vea el reportaje gráfico de Ana Pérez Herrera sobre la cabalgata de Reyes de Toledo]

Sin duda alguna, la cabalgata de Reyes Magos de este año en Talavera de la Reina pasará a la historia al haber sido la primera realizada bajo techado, dentro del enorme pabellón 1 de Talavera Ferial, debido a la lluvia que se preveía para ayer y que finalmente cayó. Como es tradición, la cabalgata pasó primero por la basílica de Nuestra Señora del Prado, para después desplazarse hasta el pabellón cubierto, donde sus majestades repartieron regalos y la gente pudo disfrutar de las diferentes carrozas que formaban el desfile.

[Vea el reportaje gráfico de Abel Martínez sobre el desfile en Talavera de la Reina]

Otros pueblos y ciudades de Castilla-La Mancha recibieron también con alegría e ilusión la llegada de sus Majestades los Reyes Magos, que no solamente trajeron miles de regalos para los más pequeños, sino que con ellos llegó la lluvia tan esperada tras la larga sequía que padece esta región.

Fieles a su cita anual, Melchor, Gaspar y Baltasar colmaron con los más variopintos regalos (balones de fútbol, caramelos, chocolatinas y muñecos) a los más pequeños de la región. En este recorrido real destaca el desfile de la localidad albaceteña de Almansa, que contó con 45 personajes de animación y ballets de distintas academias del municipio.

[Vea el reportaje gráfico de los Reyes Magos por otras poblaciones de Castilla-La Mancha]

Otro de los cortejos que más llamaron la atención es el que se celebró en el pueblo de Alarilla (Guadalajara). Como marca la tradición Melchor, Gaspar y Baltasar llegaron en ala delta acompañados de tres pajes, en parapente.

En Ciudad Real y, ante la amenaza de lluvia, el ayuntamiento decidió adelantar el recorrido. Más de 500 personas participaron en este desfile que estuvo amenizado por la Banda de Cornetas y Tambores «Nuestra Señora del Prado-La Pasión» y la Agrupación Musical Santo Tomás de Villanueva.

Desfile en Talavera de la Reina
Desfile en Talavera de la Reina - Abel Martínez

Otro de los cortejos más originales fue el que se celebró en Cuenca, una celebración en la que participaron burros con carros. La comitiva contó con la música de la banda musical y la del grupo Tururaina, que acompañaron los gigantes y cabezudos.

En Guadalajara participaron más de 300 personas que interpretaron distintos papeles que se asociaban a la celebración del nacimiento y la adoración de los Reyes Magos. Amenizaron el desfile un grupo de dulzaneiros y una batukada, lanceros y pastores, entre otros.

Y pocas personas de fuera conocen «La Pastura», una celebración que comenzó a organizarse en la Edad Media en el municipio conquense de El Pedernoso. Como cada año, los vecinos salieron a las calles para recibir al Cartero Real, que les anunció con «milagros» la llegada de los Reyes Magos.

Cabalgata de Reyes en Guadalajara
Cabalgata de Reyes en Guadalajara - Jesús Ropero

Este año la celebración se recibió con más ilusión y alegria. Pasadas las 12 de la mañana y montado en un carruaje tirado por caballos, hizo su entrada el Cartero Real. A pesar de la amenaza de lluvia, los lugareños llenaron las calles para dar la bienvenida al mensajero de sus Majestades.

Los más pequeños fueron los encargados de recibir al emisario real, en la plaza de la iglesia con cestas llenas de paja, cebada y trigo, dirigiéndose inmediatamente al templo donde el «cartero» les anuncia la llegada de Melchor, Gaspar y Baltasar.

Tras este encuentro, los niños salieron a la calle y se encontraron con sus cestas llenas de caramelos y chocolatinas. Todos pueden comprobar que el milagro ha vuelto a producirse.