En esta vivienda de Corral de Calatrava (Ciudad Real) fallecieron dos ancianos el pasado mes de enero al declararse un incendio
En esta vivienda de Corral de Calatrava (Ciudad Real) fallecieron dos ancianos el pasado mes de enero al declararse un incendio - EFE

Crecen las víctimas mortales por incendios en viviendas

Castilla-La Mancha, con siete muertos, es la tercera comunidad autónoma con mayor tasa de siniestralidad mortal por incendio

ToledoActualizado:

Castilla La Mancha, con un índice de muertes en viviendas por millón de habitantes de 3,40 y 7 víctimas mortales, es la tercera Comunidad Autónoma con mayor tasa de siniestralidad mortal por incendio. Por delante se encuentran Cataluña, con una tasa de 3,8 y Extremadura, con 3,6.

Entre diciembre de 2016 y enero de 2017 se ha producido en España un 50% más de fallecidos por incendio en el hogar que en el mismo periodo que el año anterior. Durante esos meses, un total de 51 personas han perdido la vida, principalmente como resultado de un descuido con un radiador, brasero o chimenea en el salón de la vivienda, sucedido en más de la mitad de los casos en horario nocturno, entre las 20.00 y las 8.00 horas de la mañana.

Por Comunidades Autónomas, la que más víctimas ha registrado en este periodo entre diciembre de 2016 y enero de 2017 ha sido Andalucía, con 10 fallecidos, seguida de Comunidad Valenciana, con 9, y Cataluña y Castilla La Mancha, ambas con 8.

Son los últimos datos de víctimas mortales por incendio que han dado a conocer en Madrid Fundación Mapfre y la Asociación Profesional de Técnicos de Bomberos (APTB) en el marco de la presentación del estudio Víctimas de incendios en España 2015, realizado por ambas entidades con el objetivo de disponer de información precisa sobre las víctimas mortales de incendio y desarrollar acciones preventivas.

Según dicho informe, los cuerpos de bomberos realizaron en 2015 un total de 136.007 intervenciones por incendios, un 8,1% más que el año anterior. Dicho repunte, tras dos años de caídas, no se ha reflejado en el número de incidentes con víctimas mortales, que en dicho año ascendió a 143 personas, 19 menos que en 2014. Del total de fallecidos , 78 fueron hombres, un 24% menos.

El informe, el único que recoge de forma actualizada y precisa información sobre este tipo de sucesos en España, también destaca la importante reducción en el número de fallecidos entre los menores de 14 años, ya que se ha pasado de 14 víctimas en 2014, que representaban el 8,6% del total de fallecidos, a 6 víctimas mortales en esta franja de edad en 2015, lo que supone el 4,2%.

En el hogar, el número de incendios en 2015 ascendió a cerca de 15.628, lo que representa una media de 43 fuegos diarios, que acabaron con la vida de 110 personas, un 15% menos que el año anterior.

Al analizar el número de fallecidos en viviendas por meses, se produce un patrón claro que se viene repitiendo todos los años. De noviembre a marzo, en los que se origina el mayor número de víctimas mortales, se producen 7 de cada 10 víctimas mortales, ya que a más frío, más necesidad de generar calor, lo que conlleva más incendios y más fallecidos, especialmente en pisos y apartamentos, donde el porcentaje de víctimas es casi el doble que en viviendas unifamiliares.

En 2015, además, la fatalidad ha golpeado con especial crudeza a las residencias de mayores, que computan el 7% del total de fallecidos con 10 víctimas mortales.

Entre las causas más probables de incendio en el hogar con víctimas mortales siguen destacando los descuidos con aparatos productores de calor, como radiadores, chimeneas y braseros; los incidentes de tipo eléctrico; y el cigarrillo, el tercer motivo más frecuente, hábito que vuelve a situarse entre las principales causas.

El salón es la dependencia de la vivienda en la que se origina el mayor número de incendios, seguido por el dormitorio y la cocina, dato esencial para saber dónde se deben colocar los detectores de incendios.

Las personas que viven solas multiplican casi por 9 las posibilidades de morir en un incendio, en comparación con las que viven acompañadas. Las cifras empeoran si además son de edad avanzada: los mayores índices de víctimas mortales en viviendas son aquellos en los que habita un ocupante habitual en solitario y mayor de 75 años.

Para prevenir un incendio, Fundación MAPFRE recomienda no fumar en la vivienda, ya que los cigarrillos mal apagados son unas de las principales causas de incendio cuando hay víctimas mortales. También aconseja no sobrecargar los enchufes con ladrones, desconectar los aparatos eléctricos después de usarlos, no realizar manipulaciones caseras en las instalaciones eléctricas y no dejar cerillas y mecheros al alcance de los niños.

A ello se suma una indicación importante, dirigida a que los ciudadanos instalen detectores de humo, cuyo precio oscila entre los 6 y los 20 euros. Según esta entidad, que aboga por extender el uso de este aparato en todo tipo de viviendas, los detectores son el mejor sistema para sobrevivir a un incendio por la noche.