Juan Carlos Hidalgo y Miguel Cardoso, durante la presentación del informe de BBVA
Juan Carlos Hidalgo y Miguel Cardoso, durante la presentación del informe de BBVA

CASTILLA-LA MANCHASe crearán 48.000 empleos y el PIB crecerá un 2,6% en 2019, según BBVA

Los factores en los que se basan estas cifras son la politica monetaria expansiva, el crecimiento de la demanda, la política fiscal y el crecimiento de las exportaciones

ToledoActualizado:

«Hoy venimos a darles buenas noticias y grandes titulares». Así ha comenzado este martes la rueda de prensa de la presentación del informe económico que ha elaborado BBVA sobre la situación de Castilla-La Mancha. El autor de la afirmación ha sido el director de la Territorial Centro de la entidad, Juan Carlos Hidalgo, que ha basado su declaración con los datos extraidos de dicho estudio: «El PIB regional crecerá un 2,8% en 2018 y ello permitirá que en 2019 se creen 48.000 puestos de trabajo».

Miguel Cardoso, el economista jefe para España de «BBVA Research», uno de los autores del informe, ha afinado aún más y ha adelantado que el PIB de Castilla-La Mancha será del 2,6% en 2019 Esto permitirá, según sus previsiones, la creación de 24.000 puestos de trabajo en cada uno de estos dos años, es decir, que el próximo año se podría cerrar con 48.000 empleos más en la región, con una reducción de la tasa del paro hasta el 14,8%.

Entre los factores que Miguel Cardoso apunta como causantes de esta dinámica, se encuentra una política monetaria expansiva, con intereses económicos más bajos tras la depreciación del euro frente al dólar estadounidense, que es el principal competidor de la Unión Europea y, por ende, de España y de Castilla-La Mancha. Este factor, a su juicio, «está haciendo que aumente la demanda y el consumo, que está siendo favorecida por la actual política fiscal tanto estatal como autonómica».

Todo esto se ve acompañado, ha indicado el economista jefe de BBVA, de un cambio del modelo productivo y de un crecimiento en las exportaciones de bienes y servicios -donde se encuentra el turismo- por encima del PIB. Aun así, ha alertado de una desaceleración producida por la competencia de de otros destinos turísticos como el norte de África o Turquía, que ha visto depreciada su moneda.

No obstante, Miguel Cardoso ha destacado que, «a diferencia de otros años, se ha producido un aumento en cuanto al número de riesgos para la economía castellano-manchega». Entre ellos, ha señalado el impacto del precio del petróleo, la posible desaceleración de la economía europea debido al Brexit o al conflicto por el aumento de aranceles entre Estados Unidos y otros países. Incluso, ha hablado de la «incertidumbre política en nuestro entorno, y más concretamente a causa de la situación en Cataluña, que puede ser la causante de la caída en dos décimas del PIB en Castilla-La Mancha».

En cualquier caso, el autor del informe de BBVA ha asegurado que hay muchas diferencias entre las áreas urbanas y las rurales de Castilla-La Mancha. «Este crecimiento del PIB esconde una cierta heterogeneidad en una región tan grande», ha afirmado Cardoso, quien, refiriéndose al empleo, por ejemplo, ha destacado las casos de Albacete, Toledo y Guadalajara en generación de trabajo, lo que se contrapone a otros pueblos y zonas rurales, con unas cifras de desempleo muy elevadas.

Unas cifras éstas, las de la tasa del paro que, según las previsiones del informe del BBVA, llegarán en 2019 como mucho al 15% en Castilla-La Mancha, «muy superiores a las del resto de países y regiones de la Unión Europea, en opinión de Cardoso, por lo que cree «aún queda mucho camino por recorrer».