Familiares de represaliados por el franquismo, en la Diputación de Ciudad Real
Familiares de represaliados por el franquismo, en la Diputación de Ciudad Real - Diputación Ciudad Real

Ciudad Real homenajea a sus represaliados por el franquismo

Un estudio revela que Ciudad Real fue la provincia con más víctimas mortales tras la Guerra Civil

Ciudad RealActualizado:

El estudio que ha realizado el Centro Internacional de Estudios de Memoria y Derechos Humanos (Ciemedh), dependiente de la UNED y que ha financiado la Diputación de Ciudad Real, reveló este martes que ésta fue la provincia con mayor número de víctimas mortales represaliadas por el franquismo.

El presidente de la institución provincial, José Manuel Caballero, indicó que 3.887 personas -de las que 85 eran mujeres- fueron asesinadas tras la Guerra Civil por sus ideales, la mayoría de ellos fusilados, aunque muchos también por el método del garrote vil.

«Es un acto de justicia y dignidad. Para mí es el día más feliz, aún con lágrimas en los ojos, desde que tomé posesión como presidente de la Diputación» porque «han tenido que pasar cuatro décadas para que una institución honre a los hombres y mujeres que defendieron la libertad y resto de valores que hoy conforman nuestra democracia», manifestó .

A este respecto, recordó que en 1978 los españoles decidieron perdonar y seguir hacia adelante aunque «quienes más lo hicieron fueron las familias de aquellos quienes sufrieron la represión de una dictadura».

«Pero perdonar no significa olvidar, por lo que tenemos el deber de condenar las injusticias que sufrieron, por ello tenemos una deuda de gratitud con ellos y con sus familias. No podemos devolverles la vida pero sí su dignidad, honor y reconocer la ilegitimidad de sus condenas», añadió el presidente de la Diputación de Ciudad Real.

José Manuel Caballero consuela a una de las familiares
José Manuel Caballero consuela a una de las familiares - Diputación Ciudad Real

La falta de ese reconocimiento y la existencia de la una Ley de la Memoria Histórica vigente ha sido el espaldarazo definitivo que llevó a José Manuel Caballero a apostar firmemente por «dejar de ser espectadores y pasar a la acción, dejando a un lado el partidismo y nuestras propias vivencias personales, para lo que buscamos un equipo científico multidisciplinar serio que fuera más allá de posicionamientos político».

Exhumaciones

Ese equipo ha verificado que 85 mujeres y 3.802 hombres sufrieron la represión franquista con resultado de muerte, por lo que Caballero se comprometió a que desde la institución provincial no van a faltar recursos para completar estas listas. Tampoco faltarán para proceder a las exhumaciones, si lo solicitan las familias y las condiciones de las fosas lo permiten, o, en todo caso señalizarlas «igual que otros lugares emblemáticos de la ciudad, para que no se pierda la memoria, especialmente entre los más jóvenes».

Como ha hecho desde que se inició este proyecto, el máximo responsable de la institución provincial defendió que esta iniciativa no va contra nadie, sino que apoya a quienes «defendieron los valores democráticos que son los que han permitido que hoy gobernemos instituciones que mejoran la vida de la gente».

«El mejor cicatrizante es devolver la dignidad a todos los que quisieron arrebatársela», indicó José Manuel Caballero, quien concluyó con un recuerdo especial para todas las familias asistentes pero, sobre todo, a las que murieron esperando que llegara este momento».

Entre las intervenciones, se proyectaron algunos testimonios de familiares que no han olvidado en todos estos años y en los que la pregunta más repetida entre quienes perdieron a sus madres, padres, abuelos o hermanos era «¿a ver por qué?». También recordaron el sufrimiento del resto de familiares que vieron cómo les arrebataron sus seres queridos sin ninguna razón y cómo no tenían más consuelo —y no todo en los casos— que ver sus sepulturas.

Por su parte, el rector de la UNED, Alejandro Tiana, hizo hincapié en que este es un trabajo «serio y riguroso, concienzudamente investigado, que supone una contribución importante y significativa en esta labor de dignificación de quienes lo merecen y que como sociedad española debemos llevar todos adelante».