Los manifestantes, en Toledo este martes, junto al palacio de Fuensalida
Los manifestantes, en Toledo este martes, junto al palacio de Fuensalida - A. Pérez Herrera

Carbón para Page por «no cumplir» con los agricultores ecológicos

Le dejan tres sacos a en el palacio de Fuensalida, sede de la presidencia de la Junta

EFE
Actualizado:

Los «reyes magos» de la Plataforma en Defensa de la Agricultura Ecológica acudieron este martes al palacio de Fuensalida cargados con tres sacos de carbón dirigidos al presidente regional, el consejero de Agricultura y el vicepresidente segundo de la Junta, «por incumplir sus compromisos con este colectivo». Entre otras promesas, la de solicitar ante la Comisión Europea la unificación en una sola línea de todas las ayudas a la agricultura ecológica, según destacó el presidente de la Plataforma, Anastasio Yébenes.

Bajo una gran pancarta en la que se podía leer «Defendemos la agricultura ecológica, es nuestro futuro y el de todos», una quincena de miembros de la plataforma confiaron en poder entregar los sacos de carbón que llevaban el nombre del presidente regional, Emiliano García-Page; el consejero de Agricultura, Francisco Martínez Arroyo, y el vicepresidente segundo, José García Molina. «Un carbón que se merecen», ha argumentó Yébenes ante los periodistas, porque el pasado mes de junio, en una reunión celebrada en ese mismo lugar —el palacio de Fuensalida, sede de la presidencia del Gobierno—, García-Page y Martínez Arroyo se comprometieron a solicitar en Bruselas la unificación de las cuatro actuales líneas de ayudas a la agricultura ecológica en una sola.

Pero, desde entonces, no han tenido ninguna confirmación de la administración de que se haya hecho nada, con lo cual Yébenes considera «imposible» que esta modificación se incluya en la reforma de la Política Agraria Comunitaria, «que tiene que hacerse el próximo mes de marzo».

Por su parte, el vicepresidente segundo de la Junta se comprometió el año pasado, con motivo de la entrega simbólica de carbón que también hicieron entonces, a impulsar reuniones de los agricultores ecológicos con la Junta para llegar a acuerdos que solucionaran sus demandas. «Pero, a fecha de hoy, no ha hecho absolutamente nada», aseguró Yébenes.

Trámites burocráticos

Este trabajador del campo defendió que la principal ventaja de la unificación de las ayudas a la agricultura ecológica es que «contribuiría a solventar el problema de impagos que sufrimos la mayoría de los agricultores, además de que ahorraría muchísimo trabajo a los funcionarios de la Junta, ya que al ser una misma línea no habría tantos trámites burocráticos».

Preguntado por el número de afectados, dijo que de 2016 hay expedientes aislados de agricultores que han tenido problemas —por ejemplo, por cambio de titularidad—, lo que ha motivado que tengan que esperar hasta dos o tres años para cobrar. Respecto a las ayudas de 2017, calculan que el 40 % de los agricultores no han recibido aún.

A juicio de Yébenes, eso se traduce en que, cuando cobren esas ayudas, ya será con cargo a los Presupuestos de 2019, con lo que «siempre vamos arrastrando, y esto es una pelota que se va haciendo cada vez mayor en la administración», a la que acusa de utilizar el dinero del PDR «para otras cosas».