Imagen del pozo, situado en una finca a las afueras de Albacete, al que cayó un hombre de 66 años en 2015 - CMM Media | Vídeo: Así es la complicadísima operación de rescate de Julen (ATLAS)

Los bomberos de Albacete ya rescataron a un hombre en un pozo a 60 metros de profundidad

El suceso ocurrió en 2015 y la víctima, de 66 años, murió después de precipitarse al vacío tras quedar encajado y levantar las manos cuando iba a ser socorrido

Actualizado:

De rescates en un pozo saben mucho en Albacete. El 22 de septiembre de 2015 los bomberos de la ciudad manchega tuvieron que emplearse a fondo para sacar a un hombre que cayó a una profundidad de unos 60 metros en una finca llamada «Pozomajano», situada a pocos kilómetros de la capital.

El suceso fue un accidente y ocurrió porque «el pozo no estaba visible, no estaba tapado», contó la nuera de la víctima. En un primer momento el hombre, de 66 años, se quedó encajado y pidió ayuda. Sin embargo, el instante de levantar las manos para ser socorrido fue fatal, ya que entonces se precipitó al vacío, cayendo por un pozo de 47 centímetros de diámetro en la boca.

Un par de horas después, los bomberos determinaron donde se encontraba la víctima y un médico forense certificó su muerte. El rescate fue tremendamente laborioso y los bomberos tuvieron la ayuda de la Unidad de Subsuelo de Madrid, del equipo GREIM de rescate de montaña de Granada y del GEAS (Grupo Especial de Actividades Subacuáticas) de la Guardia Civil de Cuenca.

También fue clave una empresa experta en desentrañar atascos, que prestó una cámara incrustada en una manguera con agua a presión.

«Con empeño y con una especie de lazos para rescatar perros, tuvimos la suerte de que la persona estaba boca arriba y, después de muchos intentos, primero se le consiguió agarrar de dos dedos y, luego, se le fue sacando con cuerdas», cuenta a ABC Rafael Ramos, bombero operador del parque de Albacete. La operación duró 15 horas.

Ramos recomienda «paciencia y no desesperarse», además del imprescindible «golpe de suerte» para el rescate del niño malagueño de Totalán. Sin embargo, advierte de una diferencia fundamental entre aquel suceso y el de Julen: el hombre de Albacete cayó a un espacio entubado, mientras que el niño se encuentra en uno abierto. Como es natural, los bomberos de Albacete se han ofrecido a ayudar a sus colegas de Málaga por si les sirve su experiencia.