Iglesia de San Agustín, en Almagro (Ciudad Real)
Iglesia de San Agustín, en Almagro (Ciudad Real) - Almagro Turismo

El Ayuntamiento de Almagro tramita la restauración de la iglesia de San Agustín

El antiguo templo refleja aún parte de los desperfectos que ocasionó el terremoto de Lisboa de 1755

Ciudad RealActualizado:

La iglesia de San Agustín constituye un símbolo muy querido para los vecinos de Almagro. Ellos no olvidan que en el siglo XIX, tras la desamortización de Mendizábal, un señor de Ciudad Real pudo engrosar sus propiedades y hacer negocio con este antiguo edificio conventual si no hubiese sido porque los almagreños, todos a una, arrimaron el hombro y en una colecta reunieron el dinero necesario para hacer la compraventa del templo.

Este hecho sentó las bases para que la comunidad eclesiástica y la sociedad civil caminaran cogidos de la mano en el porvenir. Actualmente, el edificio es un centro cultural que sirve de escenario para numerosos actos, como conferencias, conciertos y recitales, y también para alojar exposiciones. La última, la que ha dejado la compañía madrileña de teatro ‘La Tartana’ a su paso por Almagro, consistente en una docena de títeres, que permanecerán hasta el mes de mayo, con motivo de su 40 aniversario.

El paso de los años ha hecho mella en la integridad del edificio, provocando que hoy en día adolezca de «evidentes patologías», comenta Pedro Torres, concejal de Cultura de Almagro. Es por ello que el año pasado, el Ayuntamiento presentara un proyecto de restauración al Ministerio de Cultura con el fin de obtener financiación de la partida presupuestaria del 1,5% destinado a obras culturales. La petición se desestimó por no figurar la iglesia en el Registro General del Ayuntamiento de Almagro. Estos últimos días se ha zanjado el trámite legal y las obras de restauración podrán comenzar a finales de este verano. Se espera que la inversión ascienda a una cantidad de 300.000 euros.

Entre los desperfectos que se han de reparar, están las grietas existentes en la cubierta y las humedades de la nave del Evangelio. Además se hará una consolidación de las pinturas murales y un arreglo de las instalaciones de luz, calefacción y agua corriente, pues el edificio tendrá múltiples usos culturales, «como muchas iglesias de las que hay en Toledo», indica Torres.

Según informa el concejal, la restauración será la forma que tenga el Ayuntamiento de saldar una vieja deuda. El antiguo convento de los Agustinos Recoletos quedó en estado semiderruido como consecuencia del terremoto de Lisboa de 1755, que sacudió Almagro con virulencia y otros muchos puntos de España. El seísmo se cobró la vida de dos personas en el municipio, derrumbó la antigua iglesia de San Bartolomé y el edificio conventual quedó seriamente dañado, perdiendo su estabilidad.

Sin embargo, pudo recomponerse gracias a la colaboración de los vecinos que «se rascaron el bolsillo para reformarla», enfatiza el concejal, considerando las limitaciones de los medios de construcción de la época, por lo que ahora se acometerá la restauración definitiva. Cada 1 de noviembre, los almagreños celebran la ‘Misa del Voto’, en la que agradecen a la patrona, la Virgen de los Remedios, que no se repitan episodios catastróficos como aquel terremoto.

La iglesia es hoy un elemento BIC. Tiene «valor histórico y simbólico de primer orden», señala Torres, quien destaca de ella los trampantojos del presbiterio, la iconografía agustina de la pintura mural, que exalta la imagen de la Virgen María, los relieves en escayola y la capilla de San Nicolás de Tolentino del siglo XVIII. En la vecina ermita de San Juan, la Diputación de Ciudad Real va a comenzar la restauración y consolidación de los lienzos ubicados en las pechinas de su cúpula principal.