Ermita de Nuestra Señora Virgen de la Estrella de Agudo
Ermita de Nuestra Señora Virgen de la Estrella de Agudo

Agudo lucirá un estandarte de 1924 localizado y restaurado en Toledo

La pieza, realizada en 1924 por María Daza Puebla, de la localidad ciudadrealeña, fue encontrada por un vecino en un punto limpio

Ciudad RealActualizado:

Un estandarte realizado en 1924 por María Daza Puebla, una vecina de la localidad ciudadrealeña de Agudo, ha sido restaurado en Toledo después de desaparecer de la parroquia del municipio y ser localizado por un vecino en un punto limpio. Este miércoles se exhibirá en la iglesia parroquial.

La familia Daza ha explicado a Efe que María Daza Puebla confeccionó el estandarte a principios de los años veinte del siglo pasado y lo regaló a la iglesia de Agudo.

El estandarte permaneció décadas en el templo pero el paso del tiempo, «el trasiego de los cambios de párroco y las diferentes limpiezas» provocaron que la pieza recalara en un vertedero.

Tiempo después alguien lo encontró en una caja y lo entregó al sacerdote que, a su vez, se puso en contacto con la familia, que se comprometió a financiar la restauración de esta «pieza única».

Fue entonces cuando contactaron con el deán de la Catedral de Toledo, que en aquel momento era Juan Sánchez, para solicitarle que les ayudara en la puesta en valor del estandarte y en su restauración, una labor que se encomendó a los hermanos Prieto Rodríguez de Lizana.

Juanma Prieto, pintor y escultor toledano, ha relatado a Efe que la enseña llegó a su taller de restauración «muy deteriorada» por lo que estima que tuvo que permanecer durante mucho tiempo en condiciones climáticas adversas.

Características

Se trata de una tela en tonos rojos con bordados en hilo de oro y, en el centro, hay una estampa de litografía que representa al corazón de Jesús.

«La tela estaba completamente troquelada y podrida. Se estaba cayendo a trozos y ha habido que recomponerla y repararla», ha explicado Prieto, quien se ha encargado de la parte pictórica del estandarte, mientras que su hermana Carolina, diseñadora, se ha ocupado de reparar las telas.

El objetivo ha sido reintegrar todos los elementos y para ello han desarrollado una minuciosa y precisa labor de integración de las estructuras, punto a punto, con la ayuda de una aguja y un palillo, a fin de eliminar las estrías y las lagunas del papel, así como los daños que presentaba la tela.

Para reparar la pintura, se han manejado entre 500 y 1.000 tonalidades de grises con una técnica parecida al 'puntillismo', que, según Prieto, ha permitido recuperar este espléndida pieza que antes de viajar a Agudo ha visitado, de nuevo, la Catedral de Toledo.

«He tenido la sensación de que trabajas con un gran quemado y le salvas, y esa es la satisfacción. No solo es por el trabajo sino que has salvado algo y lo has devuelto al mundo de la cultura. Una pieza que estaba en el anonimato, comida por los hongos y la pudrición y, de pronto, la pones a flote en la circulación cultural», ha señalado Juanma Prieto.

El estandarte será exhibido mañana, en una vitrina, en la iglesia de Agudo: «El estandarte vuelve al sitio donde ella quiso que estuviera», ha subrayado la familia de María Daza Puebla.