Entrada a la residencia Barlotomé Cossío de Cuenca
Entrada a la residencia Barlotomé Cossío de Cuenca - ABC

37 afectados por gastroenteritis en una residencia universitaria de Cuenca

Ninguna persona ha necesitado ingreso hospitalario, según la Dirección Provincial de Sanidad

CuencaActualizado:

La Dirección Provincial de Sanidad en Cuenca ha registrado 37 casos leves de gastroenteritis que no han precisado ingreso hospitalario, y que proceden de la residencia universitaria «Bartolomé Cossío» de la capital.

El Servicio de Urgencias del Hospital Virgen de la Luz de Cuenca atendió durante la semana pasada a siete pacientes de esta residencia aquejados de cuadros gastrointestinales leves que no precisaron de ingreso hospitalario.

A raíz de ello, técnicos de Epidemiología de la Dirección Provincial y veterinarios de Salud Pública de la zona fueron a la residencia para realizar las encuestas epidemiológicas de los afectados, llevar a cabo una inspección de las instalaciones y proceder a una recogida de muestras de alimentos, y han registrado hasta el momento un total de 37 casos leves.

De momento, según Sanidad, están «a la espera de los resultados de los estudios epidemiológicos para determinar el origen del brote».

El gerente de la empresa Copriser, que gestiona varias residencias en Cuenca, Juan Carlos Jiménez, ha asegurado en declaraciones a EFE que los primeros resultados que arrojan las pruebas realizadas por una auditoría externa tras los primeros casos les hacen descartar que se trate de una intoxicación alimentaria.

Jiménez ha señalado que, si se trata de salmonelosis, el origen desde luego «no está en nuestro centro» y asegura que la cocina y los alimentos «estaban y están en buenas condiciones».

En cualquier caso, ha defendido que hacen controles paulatinos mensuales para comprobar que todos los elementos de las cocinas están en buenas condiciones y que llevan con «exquisita cautela» la higiene y la manipulación de los alimentos.

Jiménez también ha rechazado que el caso del pasado mes de abril, en el que otros 16 alumnos sufrieron vómitos y diarreas, esté relacionado con éste o se tratase de intoxicaciones alimentarias, y ha subrayado que «tenemos el enemigo en casa», aludiendo a que muchos alumnos traen comida de fuera o piden comida a domicilio.

«No nos podemos hacer responsables de la comida que no supervisamos», ha indicado Jiménez.

El delegado provincial de Educación, Amador Pastor, ha afirmado a EFE que «todos los informes médicos hablan de cuadros leves de gastroenteritis que se asemeja a la salmonelosis, pero que no está concluido aún».

En todo caso, Pastor ha indicado que lo que preocupa a Educación es «la gestión que se hace de la comida y del servicio» y ha recordado que en los pliegos se pide esa responsabilidad en la gestión de servicios de cocina.

«Si hubiese algún tipo de mala praxis», ha concluido Pastor, «tendríamos que tomar alguna determinación respecto a la adjudicación de esta licitación».