Vídeo: Vivas al Rey en el homenaje a las víctimas - AFP

El Rey, a las víctimas del 17-A: «Estamos con vosotros»

Don Felipe estrechó la mano del presidente de la Generalitat, Quim Torra, a su llegada a la plaza de Cataluña

Actualizado:

Los Reyes de España y Condes de Barcelona han sido recibidos este viernes con aplausos y vivas al Rey y a España en el homenaje a las víctimas de los atentados perpetrados hace un año en la capital catalana y Cambrils. Tras saludar a las autoridades locales, Don Felipe se ha dirigido a la primera fila, donde estaban los familiares de las víctimas y los heridos, y llevándose la mano al pecho y bajando ligeramente la cabeza les ha dicho: «Estamos con vosotros».

En ese momento les acompañaba el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, con quien han viajado desde Madrid. A su llegada a las inmediaciones de la plaza de Cataluña, Don Felipe y Doña Letizia fueron recibidos a pie de coche por la delegada del Gobierno en esta comunidad autónoma, Teresa Cunillera, y dentro ya de la plaza han saludado al presidente de la Generalitat, Joaquim Torra; al presidente del Parlamento catalán, Roger Torrent, y a la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, entre otros.

Entre el público que ha querido rendir homenaje a las víctimas de los atentados se podían contemplar numerosas banderas de España, así como sombrillas y sombreros con los colores rojo y amarillo. Además, se oyeron vivas a la Guardia Civil y a la libertad.

El acto, convocado por el Ayuntamiento de Barcelona, estaba organizado de tal manera que el público y la prensa solo podía ver a los Reyes y a las demás autoridades de espaldas y desde lejos, de manera que algunos de los asistentes empezaron a corear el nombre de «Felipe» antes de que el Rey hubiera llegado. Después, cuando realmente llegó y lo pudieron ver debido a la gran altura del Monarca y a la presencia de algunas pantallas de televisión, el público rompió en un gran aplauso con vivas al Rey. Todo ello en presencia del presidente de la Generalitat, que días atrás llegó a afirmar que Don Felipe no era el Rey de los catalanes.

Tras expresar su breve mensaje de solidaridad a las víctimas, los Reyes se han dirigido a la zona de las autoridades, situada detrás de los familiares y heridos, y han seguido desde allí una ceremonia marcada por una música muy melódica, tipo «Imagine», y las intervenciones de la periodista Gemma Nierga. Desde el lugar de la ceremonia, se oía también a lo lejos el himno fúnebre «La muerte no es el final», con el que se rinde homenaje a los que dieron su vida por España.

En la ceremonia, las primeras filas las han ocupado las víctimas de los atentados, unas 200. En las dos primeras estaban los familiares de los dieciséis muertos y y en las dos siguientes, los heridos y sus familias. Después, cuando la ceremonia terminó, los Reyes saludaron personalmente a los familiares de los fallecidos en el ataque terrorista y conversaron detenidamente con algunos de ellos. También saludaron a la periodista que condujo la ceremonia.

Durante el acto, Don Felipe y Doña Letizia estuvieron flanqueados por Sánchez, al lado del Rey, y por el presidente del Tribunal Constitucional, Juan José González Rivas, al lado de la Reina. También les acompañaron los presidentes del Congreso, Senado, Tribunal Supremo y CGPJ, los ministros de Justicia e Interior, el presidente de Aragón, los lideres del PP, Pablo Casado, y de Ciudadanos, Albert Rivera, y varios miembros del Gobierno autonómico catalán, como Pere Aragonés, Artadi, Maragall, Miquel Buch, Bargallo y Alba Vergés.

A la salida, los Reyes fueron despedidos con los mismos vivas al Monarca y a España por parte del público que cuando llegaron, y también se oyeron gritos de «no tinc por» («no tengo miedo»), a medida de la plaza se fue vaciando.

Mientras los Reyes, las altas autoridades del Estado y el público rendía homenaje a las víctimas en la plaza de Cataluña, en las inmediaciones se concentraban miembros de la ANC, que repartían panfletos sobre los políticos presos, y de los Comités de Defensa de la República con pancartas que decían «Cataluña no tiene Rey» y «Del pueblo para el pueblo». Incluso, colgaron una gran pancarta en uno de los edificios que daba a la plaza en la que se podía leer en inglés que el Rey no era bienvenido en «los países catalanes».

Más numeroso era el grupo que reunió en la Rambla la Unión Monárquica de España (UME), cuyos integrantes pasaron después al acto de homenaje celebrado en la plaza de Cataluña.

En algún momento se juntaron en las inmediaciones separatistas con personas que no lo son y, aunque se vivió algún momento de tensión, pronto los Mossos formaron cordones para evitar enfrentamientos. «Los que defiendan una reivindicación, a un lado; los otros, al otro», ordenaba un mosso a los ciudadanos.