Don Felipe, el pasado lunes, en un acto en Texas enmarcado en su visita a Estados Unidos - AFP | Vídeo: Ambiente distendido en la visita de Felipe VI a la Casa Blanca (ATLAS)

El Rey responde a Torra que la política corresponde al Gobierno

Don Felipe recuerda al presidente de la Generalitat que traslada su carta a Sánchez porque sus actos deben estar refrendados por el Ejecutivo

MadridActualizado:

El Jefe de la Casa de Su Majestad el Rey, Jaime Alfonsín, ha remitido este miércoles una carta al presidente de la Generalitat, Quim Torra, en la que, por encargo del Rey, acusa recibo de la misiva enviada a Don Felipe y se le informa de que, de acuerdo con lo dispuesto en el articulo 64.1 de la Constitución, se ha dado traslado de la misma al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, según ha informado el Palacio de La Zarzuela. El artículo 64.1 de la Constitución establece que «los actos del Rey serán refrendados por el presidente del Gobierno y, en su caso, por los ministros competentes». De esta forma, Don Felipe ha evitado puentear a Pedro Sánchez, como le había pedido que hiciera el presidente de la Generalitat en una carta que envió al Rey en la mañana de este miércoles.

La maniobra de Torra se encuadra en el nerviosismo que producen las visitas del Rey a Cataluña en las autoridades separatistas. El presidente de la Generalitat quiere evitar transmitir una imagen «sumisa» junto al Rey el próximo viernes, durante la inauguración de los Juegos del Mediterráneo en Tarragona, y ya ha empezado a calentar motores para no defraudar a su electorado. En ese contexto, Torra hizo pública esta mañana una carta que había enviado a Don Felipe, junto a los expresidentes autonómicos Carles Puigdemont y Artur Mas, en la que le pedían una reunión este mismo viernes y, con la excusa de que arbitrara y moderara, le proponían que puenteara al presidente del Gobierno y entrara en el juego político.

Con la maniobra de la carta, las autoridades separatistas catalanas han tratado de desviar hacia el Rey un debate político que corresponde exclusivamente al Gobierno y olvidan que Don Felipe ya dejó claro en su discurso de proclamación que él es «un Rey constitucional» y que, por tanto, «debe atenerse al ejercicio de la funciones que constitucionalmente le han sido encomendadas».

El Rey seguirá defendiendo la Constitución –que ha jurado guardar y hacer guardar en dos ocasiones– como hizo el pasado 3 de octubre, pero ni puenteará a Sánchez ni caerá en la trampa de hacer política, como le pide Torra con la excusa de que arbitre y modere.