La Reina, en Senegal
La Reina, en Senegal - EFE

La Reina: «La magia de Senegal está en el esfuerzo de las mujeres que aman su país»

Doña Letizia constata que «la ayuda española está transformando de verdad la vida de las personas»

Enviada especial a DakarActualizado:

La Reina ha afirmado este jueves, al concluir su viaje de Cooperación, que en estos tres días ha podido comprobar que «es verdad que Senegal es mágico», como le había adelantado su anfitriona, la primera dama del país, Marième Faye, y que «la magia está en el esfuerzo de las mujeres que aman su país y lo han transformado». Doña Letizia también constató que «la ayuda española está transformando de verdad la vida de las personas». «Aquí se ve la labor que ha hecho el gobierno de España durante muchos años en Senegal», insistió.

En una conversación informal con los periodistas, Doña Letizia comentó que «todos los proyectos que he visitado son interesantísimos». Al terminar su recorrido por un centro de acogida de niños de la calle, situado en las afueras de Dakar, la Reina afirmó que ese es uno de los proyectos en los que «se ve la verdadera transformación».

Doña Letizia no regateó elogios a su anfitriona, la primera dama de Senegal, a la que calificó como «una mujer encantadora, muy inteligente, cariñosa, cálida y muy cómplice, receptiva y comprometida. Y que se siente muy orgullosa de su país». Según explicó la Reina, cuando Faye la recibió el pasado lunes en Dakar, la dijo: «Estoy encantada de que estés aquí, Majestad» y, siguió relatando Doña Letizia, «me dijo que Iba a comprobar que Senegal es un país mágico, que realmente tiene algo que le diferencia de otros países».

En opinión de la Reina, «realmente, Senegal es mágico, y la magia está en el esfuerzo de las mujeres que han propiciado el desarrollo de ese otro Senegal que también existe, aunque no es el más habitual y, por ello, sigue siendo necesaria la cooperación española». «Al final, la mujer está en todo, la mujer impregna todos los proyectos de ayuda», manifestó.

Doña Letizia recordó a la mujer que le relató en Ziguinchor su experiencia sobre la ablación y los diversos tipos de mutilación genital. «Todas las formas son salvajes, pero a algunas las cosen y es una cosa tremenda». Y se refirió también a las mujeres investigadoras, defensoras de derechos humanos, periodistas y profesoras que ha conocido durante el viaje. «Es ese otro Senegal, formado por mujeres que aman su país y que lo han transformado».

En su conversación con los periodistas, la Reina manifestó que su labor «es dar visibilidad a la cooperación, no solo la del Gobierno español sino también la de las ONG» y añadió que «nuestra presencia tiene que estar basada en el respeto, la colaboración y el acompañamiento».

«Hay gran diversidad de maneras de ayudar», explicó. «Cuando uno piensa en España cómo puede ayudar, no ve el resultado ni se lo puede imaginar. Y cuando se pregunta a un español qué cree que puede necesitar un senegalés, uno piensa en agua, en educación, pero nunca piensa en el Registro, y eso es lo que le permite existir». Doña Letizia se refería así a uno de los problemas expuestos por los cooperantes españoles en este país: la necesidad de que los niños senegaleses se inscriban en el Registro Civil para no ser excluidos del sistema.

Doña Letizia dijo que su estancia en Senegal había sido «interesantísima», aunque «tres días son pocos» y se mostró muy satisfecha con los viajes de Cooperación: «Es otra manera de ejercer mi papel institucional, de una manera más directa, más cercana y más genuina. Se me nota en la mirada».