Noche de trofeos náuticos

Noche de trofeos náuticos

ALMUDENA MARTÍNEZ-FORNÉS | PALMA DE MALLORCA
Actualizado:

El Rey y los Príncipes de Asturias presidieron anoche en Palma la entrega de los trofeos de la 28 Copa del Rey de Vela, una competición en la que Don Juan Carlos sólo ha participado un día, de forma simbólica. La regata de este verano también se ha celebrado en unas circunstancias muy especiales, marcadas por el reciente atentado que costó la vida a dos guardias civiles en Mallorca y por la crisis económica que desde hace dos años sacude al mundo occidental.

La ausencia más llamativa ha sido la de la Reina, que siempre había asistido como espectadora incondicional a esta cita deportiva, la más importante del Mediterráneo, pero a la que no ha acudido este verano, ya que durante toda la semana Doña Sofía ha permanecido en Grecia, donde se celebró el bautizo de un nieto de su hermano Constantino. Ese mismo compromiso familiar reunió en el Peloponeso a Doña Elena y Doña Cristina. Hoy se espera que tanto la Reina como sus hijas y nietos regresen a la isla, donde aún disfrutarán de unos días de playa antes de que los Duques de Palma se trasladen a vivir a Washington. Sin embargo, será el Príncipe quien abandone la isla, pues hoy partirá hacia Quito para representar a España en la toma de posesión del reelegido presidente de Ecuador, Rafael Correa.

Quienes sí se han dejado ver en Mallorca en muchas ocasiones han sido los Príncipes, cuya presencia ha ayudado a devolver a la isla la imagen de tranquilidad y seguridad que siempre ha desprendido. Una imagen que el atentado no consiguió arrebatarle, pues apenas ha habido cancelaciones de reservas de hotel en los últimos días. Don Felipe ha salido todos los días a navegar a bordo del velero «CAM», al que no ha acompañado la suerte en el mar, pues quedó en el quinto lugar de los 16 barcos que competían en su categoría. Tampoco el velero del Rey, el «Bribón», ha destacado especialmente, aunque logró un tercer puesto de los cinco barcos TP-52 que participaron este año.

Quienes recibieron anoche los trofeos fueron los tripulantes del del barco español «Garmin» (RI), «Realstone-Matador» (TP-52), del «Vértigo Dos» (ORC 670), del «Alfa Romeo» (IRC), del «No Limits» (Swan 45) y del «Karma» (X-35). Estos fueron los vencedores de cada una de las categorías que compitieron en la Copa del Rey, aunque hubo más tripulaciones homenajeadas en el acto que se celebró en el recinto de Ses Voltes, situado frente a la catedral del Palma.

La Princesa, en tierra firme

La semana ha sido tan atípica que ningún miembro de la Familia Real ha salido al mar a contemplar la prueba náutica, como ocurría los años anteriores. Al no encontrarse en la isla ni la Reina ni las Infantas, la única que podía haber embarcado en los yates «Fortuna» o «Somni» era la Princesa con sus dos hijas, pero Doña Letizia prefirió evitar el uso de estos barcos, quizá porque no lo considerara oportuno con motivo de la crisis económica. El hecho cierto es que a la Princesa sólo se la ha visto en tierra firme y casi siempre acompañada por sus hijas, las Infantas Leonor y Sofía.

A las dos hijas de los Príncipes se las ha podido ver hasta en tres ocasiones en apenas tres días. Todo un récord de apariciones, si tenemos en cuenta que el resto del año sólo se las ve en ocasiones muy excepcionales.