Don Felipe intervino junto a las banderas de España y de la UE, y acompañado de un nacimiento - FRANCISCO GÓMEZ / CASA DE SU MAJESTAD EL REY
Mensaje de Navidad del Rey

Un mensaje didáctico y diferente

Don Felipe ha explicado la Transición a las nuevas generaciones y les ha trasladado un mensaje de empatía

MadridActualizado:

Don Felipe volvió a escoger este año el Salón de Audiencias del Palacio de La Zarzuela para transmitir su quinto Mensaje de Navidad. Esa es la estancia más conocida de su residencia, pues allí es donde recibe a las visitas. Don Felipe optó por repetir escenario tras los cambios de los primeros años: en 2014 apostó por un sencillo y familiar salón de La Zarzuela, en 2015 trasladó el Mensaje al imponente Salón del Trono del Palacio Real, en 2016 eligió su despacho y en 2017 «estrenó» el salón de Audiencias, y le gustó.

Desde allí, Don Felipe transmitió anoche un mensaje muy diferente a los anteriores: menos político y más social, pero sobre todo muy didáctico. Quedó claro que lo que más le preocupa es la convivencia entre los españoles, pero dicho esto se centró en las generaciones más jóvenes, a las que explicó los valores de la Transición, las claves del éxito, antes de transmitirles un mensaje de empatía muy claro: «Tenéis problemas serios» y «os tenemos que ayudar». De esta forma, el Rey se convirtió en puente entre los abuelos y sus nietos.

El Rey trasmitió anoche el mensaje de Navidad más corto de su reinado, con una duración de diez minutos y cincuenta segundos, incluyendo los himnos, y una extensión de 1.275 palabras. El del año pasado, que ya se redujo respecto a los anteriores, duró un minuto más (once minutos y cincuenta y cinco segundos) y también fue más extenso en palabras (1.431). No obstante, los tres primeros superaron los doce minutos y las 1.600 palabras.

Himno al principio y al final

La transmisión del Mensaje de Navidad empezó con el himno nacional y, mientras sonaban los acordes, se podía ver una imagen exterior nocturna del Palacio de La Zarzuela, sobre el que ondea el guión carmesí del Rey. Para la grabación, Don Felipe escogió un traje azul marino, una camisa blanca y una corbata azul marino con flores rojas.

Junto al Rey aparecían las banderas de España y de la Unión Europea y, durante la retransmisión, se pudo apreciar la presencia del misterio del nacimiento, con el Niño Jesús, la Virgen María y San José, perteneciente a la colección privada de Don Felipe. El salón de Audiencias se decoró con grandes cestas de flores de Pascua y, por detrás de la ventana, se veía en el jardín un abeto de Navidad iluminado.

En esta ocasión, el Rey quiso compartir protagonismo con su hija mayor, y se hizo acompañar por una única fotografía en la que aparece Don Felipe junto a la Princesa de Asturias tomada el pasado 31 de octubre, cuando la Heredera de la Corona cumplió trece años y pronunció sus primeras palabras en público: la lectura del artículo primero de la Constitución Española en la sede del Instituto Cervantes.

Libros del Toisón y de Carlos III

Mientras Don Felipe dirigía su Mensaje de Navidad, al fondo y sobre una consola se veían diversos libros: uno de ellos era un volumen histórico sobre «La Insigne Orden del Toisón de Oro», edición de 1996, de Patrimonio Nacional; otro era el libro «Reyes de España en la Filatelia», editado en 2018 conjuntamente por el Grupo Correos y la Real Academia de la Historia y que fue publicado con motivo del 50 aniversario del Rey.

También se apreciaba una edición de la obra «La Real y Distinguida Orden Española de Carlos III», que editó Presidencia del Gobierno en colaboración con la Real Casa de la Moneda y el Boletín Oficial del Estado. De esta forma, Carlos III, el Monarca favorito de Don Felipe, volvía a estar presente en el Mensaje de Navidad.

Al fondo, también se apreciaban los cuadros que habitualmente cubren las paredes del Salón de Audiencias, y que son alegorías de mitología clásica del pintor italiano del siglo XVIII Corrado Giaquinto, pertenecientes a Patrimonio Nacional.

En lenguas cooficiales

Igual que en los anteriores Mensajes de Navidad, el Rey terminó su discurso con una felicitación en español y en las lenguas cooficiales: «Feliz Navidad, Eguberri on. Bon Nadal. Boas festas. Buenas noches. Y feliz y próspero 2019». Además, en cuanto Don Felipe pronunció el Mensaje, la Casa del Rey colgó en su página web la traducción del texto a los diferentes idiomas cooficiales en España.

La retransmisión se cerró igual que empezó, con el himno nacional y, mientras se interpretaba, se mostraron cuatro imágenes de 2018: la primera, una foto del Congreso de los Diputados, con el aplauso que recibió el Rey tras intervenir el pasado 6 de diciembre, con motivo del 40 aniversario de la Constitución Española. La segunda, de los Reyes en el Patio de la Armería del Palacio Real ante la formación de la Guardia Real durante la bienvenida oficial al presidente de China. La tercera era una fotografía de Don Felipe y Doña Letizia durante la visita que realizaron el 12 de octubre, día de la Fiesta Nacional, a Sant Llorenç (Mallorca), para acompañar a los afectados por las inundaciones y a los voluntarios. Y la cuarta, una imagen familiar de los Reyes con sus hijas, la Princesa de Asturias y la Infanta Sofía, el pasado verano en el Palacio de la Almudaina, también de Palma de Mallorca.

Una vez más, el Mensaje de Navidad fue emitido por streaming a través del canal oficial de la Casa del Rey CasaRealTV y en su página web. Esta emisión estuvo precedida de un vídeo de unos 25 minutos de duración, con diferentes secuencias de la actividad de la Familia Real en 2018. Además, TVE española ofreció la traducción simultánea del Mensaje de Navidad al lenguaje de signos a través del Canal 24 H.