Maravillados con «El Soplao»

ROCÍO FERNÁNDEZ ORTIZ | SANTANDER
Actualizado:

«Maravillosa». Con una sola palabra los Príncipes de Asturias definieron ayer el sinfín de matices y atractivos que posee la cueva cántabra de El Soplao. Al término de una corta pero intensa visita, Don Felipe y Doña Letizia confesaron que tenían «muchas ganas» de ver esta cavidad por lo que confían en volver «con más tiempo». Así lo confirmó el presidente regional, quien les invitó a conocer este reclamo turístico aprovechando su estancia en la Comunidad para presidir, en la cercana localidad de Comillas, una sesión de trabajo de todos los directores del Instituto Cervantes. Miguel Ángel Revilla, que se mostró «muy feliz» con la presencia de Sus Altezas Reales en Cantabria, aseguró que ambos se quedaron «asombrados» al contemplar El Soplao.

El recorrido por su interior, de apenas media hora de duración, se repartió entre las galerías «La Gorda» y «La Ópera», con el consejero de Cultura, Turismo y Deporte, Francisco Javier López Marcano, como guía. La presencia de los Príncipes en Valdáliga despertó la curiosidad entre los habitantes de este y otros municipios aledaños como Rionansa y Herrerías. En total, unas 300 personas se acercaron hasta las inmediaciones de la cueva para poder ver a Don Felipe y a Doña Letizia de cerca. Un cifra que se duplicó en Comillas, adonde se trasladaron seguidamente en helicóptero para reunirse con los 72 directores del Cervantes, que desde el lunes celebran un encuentro en el Palacio de Sobrellano.

Allí fueron recibidos entre aplausos y vítores de más de medio millar de vecinos y turistas, a quienes saludaron. Hicieron lo propio con las autoridades, encabezadas por el ministro de Educación, Ángel Gabilondo; y entre las que también se encontraba la secretaria de Estado de Cooperación Internacional, Soraya Rodríguez; la directora del Instituto Cervantes, Carmen Caffarell, y la alcaldesa de Comillas, Teresa Noceda. Don Felipe elogia la «calidad y prestigio» del Cervantes.

Al término de la sesión de trabajo, el Príncipe elogió la imagen internacional «eficaz, ejemplar e irremplazable» que de España proyecta el Instituto Cervantes, organización de la que también ensalzó la «calidad» y el «prestigio» cosechados durante sus 18 años de existencia.

Según concretó la directora de la institución, el Príncipe Don Felipe se interesó por diversos aspectos relacionados con el desarrollo de las nuevas tecnologías en las sedes, la enseñanza a través de Internet o sobre el patrocinio que necesita el Instituto dentro del contexto actual de crisis. Caffarel avanzó además que Sus Altezas Reales inaugurarán a finales de 2009 una sede del Cervantes en la ciudad de Nueva Delhi, capital de La India.

Aperitivo y ración de Revilla

Tras el encuentro con los directores, que duró cerca de una hora, tanto los Príncipes como el resto de autoridades disfrutaron de un aperitivo a base de jamón ibérico, quesos de la región, canapés de salmón con boquerones frescos, de pimiento natural asado con anchoas de Santoña y de bonito fresco escabechado, colas de langostinos fritas en tempura y dulces como cucharita de leche frita con fresas y natillas o trufas de chocolate, según informa Ep.

Fiel a su estilo, el presidente cántabro comentó las «anécdotas» de la jornada, en concreto las relacionadas con la visita de los Príncipes. Revilla mostró a Don Felipe y a Doña Letizia el parecido de una estalactita con Francisco Franco. «La gente pone apodos a cantidad de estalactitas porque tienen forma de brujas y monjes, por ejemplo, y hay una que la gente la asocia con Franco en la Academia Militar de Zaragoza», explicó. También contó que un vendedor regaló a Sus Altezas Reales un cupón para un sorteo y bromeó con invitarles a un aperitivo de anchoas.