La mejor fase de grupos madridista

T. GONZÁLEZ-MARTÍN
MADRID Actualizado:

Mourinho ha venido al Real Madrid para conquistar la Liga de Campeones. La frase domina el Bernabéu en todas sus tribunas. Sentado en un despacho del estadio por culpa de la sanción de la UEFA, el entrenador presenció la goleada sin tener permiso para telefonear a Karanka, su ayudante. Ausente del banquillo, el portugués estableció una plusmarca del club: el Madrid remató su mejor fase de grupos desde que la Liga de Campeones estableció la liguilla en la campaña 99-00. Por primera vez en su historia, los blancos consiguieron finalizar invictos con cinco victorias y un empate en seis partidos. Hasta ahora, el récord de la entidad era de cuatro triunfos y dos empates.

El 4-0 consolidó también la potencia del equipo en el Bernabéu. Es el mejor conjunto de Europa en los partidos oficiales celebrados en su estadio, con once victorias (siete en Liga, tres en Champions y una en Copa) en once encuentros, 38 goles a favor y cuatro en contra.

Karim, primer «triplete»

El técnico luso vio por televisión el despertar de Benzema. El francés (Lyon, 19-12-87) disfrutó de su primer «triplete» en la casa blanca. El primero de su aciertos significó el gol número 300 desde que la Copa de Europa se disputa con el esquema de Liga de Campeones. Los dirigentes del club opinan que la triple diana debe inyectarle de una vez la confianza que le faltaba. Lesionado Higuaín hasta enero, tiene la gran ocasión de quitarle el puesto. En La Romareda recibirá otra oportunidad para confirmarse en la delantera.

Los tres goles le permitieron esbozar por fin una sonrisa que nunca enseñaba en el campo. Los técnicos esperan que comience a justificar su fichaje. Costó 35 millones de euros, más seis pendientes de incentivos, y hasta ahora nunca había demostrado la calidad que expresó en el Olympique de Lyon. Cuando llegó en julio de 2009 era muy joven. No estaba preparado para soportar emocionalmente la presión de militar en un club como el Real Madrid. Hoy continúa sin aguantar la trascendencia mediática que supone llevar el número que lucieron figuras eternas como Di Stéfano y rematadores portentosos como Santillana. Pero el reencuentro con la portería pueden otorgarle esa fe que necesita.

No es un jugador de carácter, como Cristiano, que marcó su cuarto tanto en esta Liga de campeones, los mismos que ahora suma Karim, con la garra que le define.

Junto al guardameta Adán debutó un joven con enorme futuro: Sarabia. Tiene 18 años y una zurda de oro, dice Alejandro Menéndez, el técnico del Castilla. Mourinho cuenta con él.