ABC

Canarias, a la cola en Educación

El informe de Pisa revela una realidad más que preocupante en las Islas, lo que confirma que el Archipieálgo continúa con los peores resultados del país y con el agravante de que los extremos internos se acentúan

DANIEL HERRERA
Actualizado:

EN EL TREN de cola, en el pelotón de la OCDE o dentro de la denominada «España de abajo»... Los calificativos edulcorantes en la parcela de Educación se multiplican para barnizar una realidad más que cruenta en el Archipiélago. Y es que tras los datos arrojados por el informe Pisa 2009 —que evalúa las aptitudes de los jóvenes de 15 años en lectura, matemáticas y ciencias— vuelven a evidenciar los resultados educativos en la región, que sigue por detrás del resto de comunidades autónomas, superando tibiamente a Ceuta y Melilla.

Según este estudio, Canarias se sitúa en el «último vagón» del país en comprensión lectora, con una media de 448 puntos frente a los 481 de la media nacional, en competencias en matemáticas —con 435 puntos frente a 483 en el Estado— y en materia científica, donde las Islas se sitúan con 452 puntos y la media estatal en 488. En todos los casos, el Archipiélago es colista si se exceptúan los dos enclaves norteafricanos.

Para calibrar estos datos en un contexto internacional (ya que la muestra incluye regiones y países), Corea del Sur y Finlandia siguen siendo la referencia mundial en todas las variables, mientras que Canarias convive por debajo de Baleares, Andalucía y Grecia, superando en sus guarismos a países como México, Uruguay y Chile.

Desde el Ejecutivo regional se muestra un sentimiento de prudencia ante el aluvión de interpretaciones que se pueden dar a entender al calor de estas cifras. Conscientes de la realidad socio-económica de las Islas (que en la actualidad lidera gran parte de los ratios negativos del país) consideran que las distancias con la media nacional se han acortado incluso, aunque la gran preocupación, según el viceconsejero de Educación del Gobierno de Canarias, Gonzalo Marrero, es que «los extremos se han acentuado en estos tiempos, y en esa parcela es en la que hay que poner un especial énfasis».

Lectura «cardinal»

Tras negar que el sistema educativo de Canarias se encuentre a la cola de España, Marrero descartó ayer realizar una lectura «ordinal» de estos datos por ser «poco significativo» e insistió, por el contrario, que lo recomendable es afrontar una lectura «cardinal» que lleva a determinar que Canarias se encuentra «en el pelotón» de los países de la OCDE, empleando así la tan cacareada metáfora de la etapa ciclista.

Cuestionado por los datos a nivel nacional, Marrero insistió en la idea de «no querer entrar en la comparativa entre Canarias y España» y apostilló que elaborar este tipo de ranking «no ayuda a la política educativa».

Por su parte, el inspector general de Educación, Francisco Castellano, precisó que, en el caso de la compresión lectora, la diferencia con varias de las regiones situadas por encima de la tabla respecto a las Islas atesoran diferencias inferiores a 50 puntos, «lo que ni siquiera llega a representar un nivel», ya que el sistema usado por Pisa se rige por campos de 70 puntos.

«Traducido al sistema decimal son centésimas», resaltó, lo que llevaría a que de los seis niveles de evaluación, el Archipiélago estaría «entre el 2 y el 3», lo que vendría a representar, según Gonzalo Marrero, «entre el aprobado y el bien». Sea como sea, Canarias sigue a la cola en Educación y ahora con el agravante de que los extremos de la variable se acentúan como reflejo de la realidad social, económica y cultural que deja la actual crisis. Un panorama en el que las diferencias aumentan, pese a los esfuerzos de las administraciones.

LAS PALMAS DE GRAN CANARIA