Alcaldes del área metropolitana. Todos gastan más. - ACFI PRESS

Los ayuntamientos tinerfeños sofocan la crisis gastando un 14 por ciento más en personal

En el periodo comprendido entre 2007 y 2009, treinta consistorios de la isla aumentaron las partidas del jugoso capítulo 1. Solo Los Silos, y de manera leve, optó por echar al freno

SANTA CRUZ DE TENERIFE Actualizado:

Frente a la crisis económica, austeridad. La fórmula la repiten los políticos canarios, de cualquier signo político, hasta la saciedad. Las hemerotecas están llenas de deseos y buenos propósitos, de gestores que claman por más eficiencia y control en el gasto público. A la hora de la verdad, nada de nada.

Las distintas entregas que viene haciendo ABC de los informes de cuentas del Ministerio de Economía y Hacienda correspondientes a los ejercicios de 2007 y 2009, ya en plena crisis, son demoledores. Nadie se aprieta el cinturón. Ni socialistas, ni populares ni nacionalistas, nadie escapa a la supervisión del Ministerio con un diagnóstico claro: el capítulo 1 sigue engordando incluso, ahora cuando las vacas pierden kilos con el paso de las semanas.

En la isla de Tenerife, por ejemplo, solo el Ayuntamiento de Los Silos, dirigido por el socialista Santiago Martín, fue capaz de reducir su gasto en personal entre 2007 y 2009. El resto incrementaron sus partidas para dar cobijo a técnicos especializados, consultores, pero también a un generoso cuerpo de personal de confianza no siempre asociado a las necesidades del ayuntamiento o relacionado con la productividad laboral de su puesto de trabajo. En esos dos ejercicios —en las elecciones generales de 2008 la crisis ya era una realidad pese a la tardanza del Ejecutivo socialista en reconocerla—, los consistorios tinerfeños incrementaron su gasto de personal más de un 14 por ciento.

Si en 2007 el coste total superó los 283 millones de euros, dos años después la cifra ya se había disparado hasta los 324 millones. Los tres municipios que encabezan la lista están gestionados por Coalición Canaria. Santa Cruz de Tenerife es la ciudad que más dinero invierte en personal. En 2007 ya gastaba unos 71,2 millones que dos años después ya superaban los 79,8 millones.

Eso pese a que el alcalde, Miguel Zerolo, declarara a la ciudad en emergencia social poco antes del verano de 2009. Los últimos llamamientos a recortar la Junta de Gobierno local por su elevado coste siguen congelados, y la reedición del pacto de gobierno con el PP hace algunos meses tampoco ha ayudado a sanear las arcas municipales ya que el coste anual aproximado en salarios de los nuevos ediles con responsabilidades de gobierno ronda los 400.000 euros anuales.

El personal municipal es uno de los temas estrella del mandato. De hecho, los funcionarios ya hicieron una protesta pública en el pasado mes de julio para quejarse por el alto número de cargos de confianza designados por CC, PP, CCN y Ciudadanos de Santa Cruz, partidos con responsabilidades de gobierno.

A Santa Cruz de Tenerife le siguen La Laguna y Arona. Ana Oramas gastó en 2007 unos 39,8 millones y en 2009 ya con su delfín Fernando Clavijo al frente, siguió la alegría presupuestaria: 44,6 millones. En el Sur, más de lo mismo. En 2007, que se vivió a caballo entre el tripartito CC-PP-CAN, el gasto en personal ascendió a 19,4 millones. En 2009, con el nacionalista José Alberto González Reverón ya en solitario en la Alcaldía, la cantidad superó los 26,9 millones.

Ahorro escaso

En el lado contrario solo se encuentra la villa norteña de Los Silos, que pasó de 3,8 millones en 2007 a 3,7 en 2009. No obstante, cifras demasiado altas para un municipio que apenas supera los 5.300 habitantes y no debería dedicar tantos recursos a este departamento. Otras localidades que optaron al menos por contener la expansión del gasto fueron Buenavista del Norte, que se movió en torno a los 2,6 millones y El Tanque, que se quedó en 1,6 millones. El otro compañero de comarca, Garachico, si continuó con la tendencia alcista al pasar de 2,6 millones en 2006 a 2,9 dos años después.

Hay incrementos para todos los colores. En Candelaria, el socialista Gumersindo García pasó de siete millones a 8,4, y en Guía de Isora, su compañero de partido, Pedro Martín, gestionó 6,4 millones en personal en 2007 que en 2009 ya se habían convertido en 7,7 millones. Otro con holgada mayoría absoluta, el nacionalista Isaac Valencia, llegó a los 12,5 millones en 2009 cuando dos años antes el gasto en personal rondó los 11 millones. En El Sauzal, Mariano Pérez heredó un Ayuntamiento dirigido por Paulino Rivero desde finales de los setenta que gastaba en personal unos 2,2 millones. Dos años después, la cifra aumentó en un millón.

En San Miguel de Abona, viejo feudo de Coalición Canaria, se destinaban 4,9 millones al capítulo 1 en 2007. Dos años después, con el pacto CCN-PSOE dirigiendo los designios del pueblo, la cantidad llegó a 6,2 millones. Otro que ha exprimido las arcas municipales para potenciar el capítulo de personal es el alcalde de Tegueste, José Manuel Molina. Concurrió a las elecciones locales bajo la bandera del CCN.

El histórico regidor local, Vidal Suárez (CC), ganó los comicios pero no logró su habitual mayoría absoluta. Para frenar la posible llegada del PSOE al gobierno local, se acordó que Molina fuera nombrado alcalde con un equipo compuesto por concejales de CC. En 2007, el gasto en personal era de 3,6 millones. Ya con Molina a los mandos, la cifra creció hasta 4,5 millones.

En Icod de los Vinos, tras 16 años de socialismo, el coste alcanzó los 5,7 millones. Dos años después, el pacto suscrito entre CC y PP no cortó la hemorragia y el capítulo 1 se disparó hasta los 7,3 millones.