ALARMISMO

Zapatero tacha de «locura» la postura de Rajoy en Bruselas

MADRID Actualizado:

El expresidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero tachó de «locura» la postura adoptada por su sucesor tras la última Cumbre Europea de rebajar la previsión del déficit español para 2012 del 5,8% que pedía la UE al 4,4%. Según diversas fuentes, Zapatero telefoneó a varias personas en la tarde del viernes pasado, poco después de conocer la decisión de Rajoy, para mostrarles su alarma por lo que consideraba una afrenta del actual presidente a sus socios europeos. A su juicio, esta postura coloca a España en una situación de peligro de aumentar el precio de la prima de riesgo con carácter inmediato y de una intervención de nuestra economía a medio plazo.

Zapatero utilizó repetidamente la palabra «locura» al calificar la determinación de Rajoy de reducir la previsión del déficit después de habérselo comunicado a varios líderes europeos con los que se entrevistó en Bruselas. La postura del expresidente contrasta con la que Mariano Rajoy mantuvo en los últimos meses del Gobierno socialista apoyando todas sus actuaciones ante la Unión Europea y también con la de su sucesor como secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, que, el mismo viernes por la tarde, alabó al presidente español por haberse reafirmado ante sus socios europeos adoptando una medida de impulso de la actividad económica en nuestro país. Pero las divergencias entre los líderes socialistas pasado y presente son cada vez más obvias. La semana pasada, Zapatero recomendó públicamente a su partido no alejarse de «la centralidad política», lo que algunos interpretaron como una crítica a Rubalcaba por estar radicalizándose como en su momento hiciera él.

No hay incompatibilidad

Zapatero no descansa ni se dedica, como había previsto, a contar nubes. Tampoco su vicepresidenta económica, Elena Salgado, que ha sido contratada como consejera por la empresa Chilecta, la filial chilena de Endesa. Antes, Salgado consultó al organismo público competente, la Oficina de Conflictos de Intereses del Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas, si ese trabajo es compatible con la pensión de exvicepresidenta que le corresponde cobrar los dos años posteriores a su cese.