TRIBUNA ABIERTA

No todos los bombones son iguales

Actualizado:

Hoy es de esos días que no sabes porqué en varias conversaciones se me ha venido a la cabeza la misma idea o pensamiento; la frase de la película Forrest Gump, cuando el protagonista dice aquello de «la vida es como una caja de bombones…». Si esta frase la aplicásemos en Canarias a los comicios electorales del próximo día 22 de mayo, y se hablara de bombones, nos toca elegir, nos toca cambiar pero no un bombón, la caja entera con el envoltorio y sin temor a equivocarnos. Porque lo cierto es que ya sabemos de qué están hechos y a qué saben el PP y CC. Llevamos 18 años, no degustándolos, sino atragantados con ese sabor a pérdida de derechos en los servicios públicos esenciales: una sanidad pública que se ha ido desmantelando en favor de intereses privados, una educación pública que pierde calidad, no debido al profesorado, alumnado o a los padres y madres, sino a un gobierno que se ha olvidado hasta de sustituir las justas bajas médicas del profesorado, dejando a los alumnos y alumnas con carencias muy notables. Si hablamos de déficit en infraestructuras educativas y sanitarias el mapa de Lanzarote serviría para orientarnos. Para muestra algunos botones: la ausencia del tan necesitado Instituto de Secundaria de Playa Blanca, la falta de un nuevo Centro de Salud en Yaiza, las deficiencias sanitarias de Tinajo, las masificaciones de alumnado en los centros de secundaria de la isla, y así suma y sigue. ¿De verdad apetece seguir indigestos con esos bombones que encima no ha elegido la mayoría, sino que es la suma de diversas capas que hay en la caja? La suma es legítima, pero no está en buen estado para la salud del bienestar social que necesitan nuestras islas.

En servicios sociales hemos tenido más de lo mismo. Las políticas de infancia y familia se han quedado reducidas a la mitad. La Ley de Dependencia no se aplica y eso que es un derecho ganado para los ciudadanos y ciudadanas de esta tierra. Las pensiones no contributivas sufren retrasos en la resolución por parte de la Consejería de Bienestar Social del Gobierno de Canarias. Y así podríamos seguir hasta agotar no una sino varias cajas de pésimos bombones que nos han obligado a tragar, este y los anteriores gobiernos de CC y PP.

Esos mismos bombones están rellenos de retrocesos en materia de juventud, donde la inversión ha ido decayendo progresivamente esta legislatura, quedando apenas margen para abordar las problemáticas que afectan al 30% de la población canaria. Esto es muy grave, si sumamos a las ineficaces políticas de juventud, la no ejecución o devolución al Gobierno de España de los fondos destinados a las políticas activas de empleo, el panorama es peor, esa caja de bombones no sólo no la queremos, tampoco la regalamos, ni se la aconsejamos a nadie que esté a nuestro alrededor. Por tanto el 22 de mayo de 2011 la opción es coger otros bombones de la caja de la vida de Canarias, como decía el actor Tom Hanks en Forrest Gump, pero si elegimos bien sabemos lo que no nos vamos a encontrar y claramente la opción más representativa del cambio en Canarias es el PSOE de Canarias. Les podemos asegurar que nuestras formas de hacer en materia social saben a lo contrario de lo que hasta ahora se ha probado en Canarias.