Sentada «por respeto» al himno
Coello, de blanco, permaneció sentada mientras sonaba el himno - ABC

Sentada «por respeto» al himno

La concejala de Alternativa en Candelaria sorprendió al no levantarse mientras sonaba el himno nacional

LAS PALMAS DE GRAN CANARIA Actualizado:

Del mismo modo que el por aquel entonces líder de la oposición, José Luis Rodríguez Zapatero, protagonizó todos los comentarios de la celebración del Día de la Hispanidad de 2003, al no levantarse al paso de la bandera estadounidense, el pasado sábado, la concejala de Alternativa Sí Se Puede por Tenerife en el Ayuntamiento de Candelaria, María del Carmen Coello, se convirtió en el centro de todas las miradas, al permanecer sentada mientras sonaba el himno nacional durante el pleno de constitución del consistorio tinerfeño.

La actitud de Coello, única representante de su partido en el pleno municipal, no pasó desapercibida para el resto de ediles de la corporación ni para el público que asistía a la constitución del nuevo ayuntamiento, al frente del que repite por cuarto mandato consecutivo el socialista José Gumersindo García Trujillo. Mientras el resto de ediles observó «con sorpresa» el gesto de la edil, algunos de los asistentes al pleno, según ha podido saber este diario, se mostraron un poco molestos por lo que consideran una «falta de respeto» por parte de María del Carmen Coello.

Sin embargo, la concejala de Alternativa Sí Se Puede no comparte esta visión y, en conversación con ABC, defendió su actitud, asegurando que no creía «haberle faltado el respeto a nadie», a la vez que se mostró sorprendida, ya que «nadie le había comentado nada sobre este hecho». En cualquier caso, Coello aseguró que su actitud respondió a una «postura personal» que parte de «respeto moderado» al himno nacional.

Así, Mayca Coello aseguró profesar «un justo respeto» al himno nacional, pero no tanto como para levantarse al escucharlo, ya que «hay cosas que le merecen más respeto que el himno». «Si no lo compartiera, me habría ausentado de la sala» cuando sonó, aseveró.

A pesar de ello, el resto de grupos del consistorio coincidió en manifestar su extrañeza por la actitud de Coello. Así, para el portavoz del Partido Popular en el Ayuntamiento de Candelaria, José Fernando Gómez, supone una «profunda tristeza» que este tipo de actitudes se dé en administraciones que han sido escogidas por el pueblo y aseguró estar convencido «de que el 90 por ciento de los votantes» de Alternativa «no lo comparten».

Gómez consideró «raro» que una persona que es escogida para formar parte de una institución «no respete las reglas de las que esta se ha dotado». Algo con lo que coincidió el edil socialista Domingo Ramos, quien, aunque afirmó «respetar» la decisión de Coello a pesar de no compartirla, apuntó que «si uno no está de acuerdo con la legalidad vigente en las instituciones, tal vez no debería presentarse».

La cabeza de lista de Coalición Canaria, Nazaret Díaz, en cambio, se mostró más comprensiva con Coello y disculpó su actitud calificándola de «anécdota» y defendió la libertad de actuación de cada uno «siempre que respete la legalidad».

«Opción legítima»

Precisamente a la legalidad de una «opción legítima» es a la que se aferra María del Carmen Coello para justificar que permaneciera sentada cuando toda la corporación se levantó al escuchar el himno nacional. En su charla con ABC, la edil candelariera insistió en que en democracia hay que «respetar todas las posturas que se ajusten a la ley» y aseguró que ella lo hace, como prueba el hecho de que prometiera «por imperativo legal» cumplir las obligaciones de su cargo.

A pesar de que la representante de CC, Nazaret Díaz, asegura en su blog, como parte de la «anécdota» que Coello asumió su cargo «obviando» la parte en la que se promete «lealtad al Rey», antes de «guardar y hacer guardar la Constitución», esta asegura haber pronunciado su promesa de forma íntegra. Algo que no le impidió permanecer sentada mientras la «Marcha real» sonaba en el salón de plenos.