«Si no se resuelve el mix energético en Canarias habrá energía nuclear»
Benicio Alonso, actualmente miembro de la Ejecutiva del PP de Tenerife - NICOLÁS AFONSO

«Si no se resuelve el mix energético en Canarias habrá energía nuclear»

Benicio Alonso, ex consejero de Industria, exige un gran debate social que afronte el futuro colapso de las Islas. «La otra solución es echar a 1,7 millones de personas, pero yo me quedo porque soy de aquí»

SANTA CRUZ DE TENERIFE Actualizado:

Aunque la crisis económica ha dado una tregua por la evidente caída del consumo, los nubarrones energéticos se ciernen sobre el futuro de las Islas por su excesiva y cara dependencia del petróleo. ¿Hay otras soluciones? Para saberlo, ABC pulsa la opinión de Benicio Alonso, ingeniero industrial, ex consejero regional de Industria, ex consejero del Cabildo de Tenerife, vocal de Asinca y miembro del PP tinerfeño. Y sus primeras reflexiones (siempre a título personal) son rotundas: «Si no se arregla el mix energético, en Canarias habrá que montar una central nuclear. De alguna energía se tiene que alimentar la gente, aunque sea dentro de cincuenta años».

Aunque no niega su simpatía por este tipo de energía —«mucha gente vive cerca de centrales nucleares y no se queja»—, cree que antes de llegar a su desarrollo, Canarias debe empezar a recorrer el camino de las energías renovables para evitar su dependencia casi exclusiva del petróleo, que según los analistas, está próximo a iniciar su declive. Alonso cree que, por ejemplo, habría que empezar con el gas. «Es increíble que aún sigamos con el debate del sí o no cuando se trata de de reducir las emisiones de dióxido de carbono», señala.

Tonelada

No en vano, y según sus cálculos, una tonelada de fuel consume 3,2 toneladas de dióxido de carbono, «y en Canarias consumimos al año 1.800 millones de toneladas de fuel; eso suma 57,6 millones de toneladas, pero con el gas sería cero». Sin embargo, el puerto de Granadilla aún no ha empezado a construirse y en Arinaga no están por la labor de gestionar el gas. Por eso pide un gran debate en la sociedad canaria para fijar el futuro energético de las Islas. Y urge.

«Tenerife está en quiebra energética. El 80 por ciento de la energía pasa por la subestación de Las Caletillas, que está en un estado calamitoso, y corremos un riesgo y la gente no se da cuenta», comenta. En este caso, además, las connotaciones políticas añaden más sombras al proceso. «Se ha visto un solar de 102.000 metros cuadrados para un polígono de Güímar donde instalar una central de ciclo combinado, que ocupa menos espacio, pero se ha quejado el alcalde de Güímar, cuando el suelo está en Arafo. Y en Candelaria, como hay elecciones, piden que se vaya de ahí», apunta. La situación del sur de Fuerteventura tampoco es muy halagüeña. «Llevan 15 años para decidir si ponen un circuito doble de 66.000 voltios. Como se rompa un cable bien roto y estén una semana sin luz, a ver qué hacen», comenta. Y el Gobierno de Canarias parece bloqueado por los acontecimientos.

En su opinión, el Pecan (Plan Energético de Canarias) ha sido «un fracaso absoluto», porque de las previsiones para 2015 no se va a cumplir prácticamente ninguna. «No sé si se practica el oscurantismo pero no parecen preocupados, hasta Rivero dice que el tema eólico va perfecto. Me imagino que estarán peinando y modificando el Pecan para adaptarlo a la situación económica actual», indica.

¿Cómo está la energía eólica? Según Alonso, solo se han adjudicado 400 kilowatios y ni siquiera han empezado las obras, y para 2015 se esperaban más de 1.000. «El 95 por ciento de las obras no ha empezado porque falta un papel. ¿Cuál es el papel?, el informe de impacto ambiental. He preguntado a técnicos de la Consejería y me dicen que eso tarda un año. Seguimos perdiendo viento por problemas administrativos», señala francamente molesto. En cuanto a la fotovoltaica, más de lo mismo. Canarias tiene instalados más de 700 kilowatios, y en 2015 debería haber 160 megawatios,pero todo está parado, no hay inversores. Y hay otro problema. Se trata de una energía subvencionada por el Gobierno central, que paga una prima por kilowatio producido, en torno a los 40 céntimos. Después, Endesa la vende a poco más de 10, y se genera un diferencial. La deuda, solo en el caso de la energía solar fotovoltaica supera los 2.600 millones de euros. Encima, el otro problema es que «el Gobierno ha secuestrado el sol en Canarias» ya que ha limitado la producción a más de 1.750 horas al año, cuando en Canarias hay más de 4.000: «Nos homologan al Pirineo o al País Vasco».

Ante este panorama, el ex consejero de Industria tiene claro que la energía nuclear terminará asomando la cabeza. Cree que es segura y, además, es la más barata de todas, con un coste de unos tres céntimos por kilowatio. El desastre de Fukushima, en Japón, tampoco le atemoriza. «Desde hace ocho años, la OIEA decía que había que pararla por su ubicación, y la protección del frente de mar no era la adecuada. No lo cumplieron porque la demanda de energía en Japón es terrible, y en todo caso, el terremoto no le hizo daño, fue el tsunami», señala.

En su opinión, en Canarias podrían caber dos pequeñas centrales en las islas grandes y otra para Lanzarote y Fuerteventura. «Si no se resuelve el tema energético, esto se terminará haciendo. La otra solución es echar a 1,7 millones de personas y quedarnos a vivir 300.000. Yo me quedo porque soy de aquí, los demás que se vayan. Y estaremos como en los años 50», concluye.