Ramos afronta su sexto mandato en el municipio más endeudado de Gran Canaria

Teror, Telde y San Bartolomé de Tirajana son las localidades de la «isla redonda» que más deben a la banca. Santa Lucía de Tirajana, Gáldar y Valsequillo, las únicas tres que aumentaron su débito en 2010

SANTA CRUZ DE TENERIFE Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El socialista Juan de Dios Ramos revalidó el sábado su condición de alcalde de Teror. En su discurso de toma de posesión, Ramos deseó que este nuevo mandato sea el del «diálogo» y el «compromiso», dos ingredientes que, sin embargo, no bastarán para solucionar uno de los principales problemas del municipio: el de la deuda. De hecho la localidad es la más endeudada de las 21 que integran el mapa de Gran Canaria. El Ayuntamiento de Teror cerró sus cuentas de 2010 con un débito financiero de casi 9,3 millones, lo que supone 715 euros por cada uno de sus 12.944 vecinos, y ello aunque redujo el debe en 340.000 euros el año pasado. Al municipio del interior de la «isla redonda» le siguen como los que más obligaciones tienen con la banca los de Telde y San Bartolomé de Tirajana, según los datos del Ministerio de Economía y Hacienda.

De modo que la popular Mari Carmen Castellano, desde el sábado nueva alcaldesa teldense, tendrá que centrar gran parte de su gestión en buscar el modo de seguir reduciendo los casi 70 millones que debe la corporación. Pese a que en el último ejercicio el gobierno saliente liberó al consistorio de 5,2 millones de deuda, aún son 693 euros los que el Ayuntamiento carga sobre cada uno de sus, exactamente, 100.900 habitantes. Y tampoco es mucho mejor la situación contable en San Bartolomé de Tirajana, donde la administración local adeuda cerca de 27,5 millones, es decir, 515 euros en función de cada uno de sus 53.288 administrados.

Claro que la cruz de la moneda tiene también su particular cara, porque en el otro extremo —el de las localidades que tienen bajo control su débito— hay varios ejemplos. Para empezar, los de Artenara y Valleseco, cuyos ayuntamientos, como ocurre desde el año pasado, no deben ni un solo euro a bancos o cajas de ahorro. Dicho de otro modo, han logrado prestar servicios a sus ciudadanos sin recurrir al sistema financiero en exceso y, por tanto, no han comprometido el futuro contable de las instituciones. Hay además otros cuatro casos de ayuntamientos que mantienen su deuda en menos de 100 euros por habitante: los de Tejeda, Agaete, Vega de San Mateo y Arucas.

Los compromisos del consistorio de Tejeda con la banca ascienden a solo 65.000 euros, apenas 30 por cada uno de sus 2.133 vecinos. Asimismo los residentes en Agaete y la Vega de San Mateo tampoco parecen tener en sus corporaciones locales una fuente de deuda, habida cuenta de que les «repercuten», ambas, tan solo 34 euros. En Arucas la deuda per cápita que soportan sus 36.745 ciudadanos es algo mayor, 98 euros, pero aún parece razonable.

De menos a más

Con una deuda de entre 100 y 200 euros por habitante aparecen los municipios de Moya e Ingenio. El de Moya es uno de los ayuntamientos que parece haber entendido mejor eso de que o se aligera la deuda o el futuro quedará comprometido. No en vano redujo su débito en casi 1,4 millones de euros el año pasado (60%), lo que implica que ahora solo traslada al bolsillo de sus vecinos una presión de 112 euros. Ingenio es otro ejemplo para lo bueno, toda vez que recortó sus obligaciones en cerca de 1,2 millones y adeuda ya menos de 5,2: 174 euros por cada uno de sus 29.640 ciudadanos.

Y con un debe financiero de entre 200 y 300 euros están Santa Lucía de Tirajana, Las Palmas de Gran Canaria, Agüimes y Santa Brígida. El primero, no obstante, es el único de los cuatro que incrementó su deuda entre 2009 y 2010, y no precisamente en poca cantidad, sino en más de 5,2 millones (43,4%), con lo que adeuda más de 17 millones (266 euros por vecino). La capital, en cambio, la redujo en 13 millones, aunque, cuantitativamente, sigue como la localidad más endeudada de la isla con más de 102 millones. Sin embargo, sus residentes soportan aún «solo» 267 euros. Ya en Agüimes y Santa Brígida sus ciudadanos soportan 267,2 y 270 euros por cabeza. En una eventual clasificación les seguiría Santa María de Guía, cuyos 14.200 vecinos acumulan una deuda de 323 euros derivada de la gestión de su consistorio, que debe a los bancos casi 4,6 millones.

En el apartado de los más deudores, al margen de los citados Teror, Telde y San Bartolomé de Tirajana, están, de más a menos comprometidos, los ayuntamientos de Firgas, con una deuda de 3,8 millones (503 euros por habitante); Valsequillo, 4,5 millones y 496 euros por habitante; Mogán, 10,8 millones y 478 euros por vecino; La Aldea (4,1 millones y 474 euros) y Gáldar (10,9 millones y 445 euros).