El PSOE se entrega a CC y salva a los nacionalistas del aislamiento político
Julio Cruz (izquierda) y Francisco Hernández Spínola, ayer en la rueda de prensa que tuvo lugar tras la ejecutiva regional del PSC-PSOE - EFE

El PSOE se entrega a CC y salva a los nacionalistas del aislamiento político

Los socialistas silencian los amagos de rebelión en Tenerife y La Palma y también descartan un pacto con el PP que sacaría de las principales instituciones de estas islas a los de Paulino Rivero. Paradójicamente, no rechazan la idea de formar gobierno con los populares en los municipios que no entren en la negociación con CC

M. Á. MONTERO / J. REYES
SANTA CRUZ DE TENERIFE Actualizado:

La ejecutiva regional del Partido Socialista Canario (PSC-PSOE) decidió ayer iniciar conversaciones con Coalición Canaria (CC) de cara a la formación del próximo Ejecutivo autonómico. El secretario de Organización de los socialistas, Julio Cruz, justificó esta decisión sobre la base de un «necesario cambio de gobierno» que permita, a su vez, «cambiar la política en Canarias». Sin embargo, obvió que han sido precisamente los nacionalistas, bajo las siglas de la Agrupación Tinerfeña de Independientes (ATI) y de la actual CC, quienes han liderado la acción del Ejecutivo durante todo el período democrático.

Asimismo el PSC-PSOE no solo avanzó el comienzo de las negociaciones con CC, sino que descartó también cualquier posibilidad de pacto con el Partido Popular (PP), y ello hasta el punto de frustrar a quienes, desde las filas tinerfeñas y palmeras, advierten la «posibilidad histórica» de sacar de las principales instituciones de estas islas a los de Paulino Rivero. De modo que los socialistas canarios no solo desoyeron al medio centenar de ciudadanos que, en la entrada al hotel de la capital tinerfeña donde se celebró la reunión de la ejecutiva, protestaban contra una decisión que, a su juicio, ayuda a perpetuar el «principal problema» de la isla, en particular, y el Archipiélago, en general: la hegemonía de CC; sino que también hicieron caso omiso de los deseos de buena parte de su propia militancia. Según Cruz —que sustituyó ante los micrófonos al secretario general del partido en las Islas, José Miguel Pérez, «por motivos de agenda»—, el PSC-PSOE sigue con esta postura el criterio de no pactar con los populares que impera en la generalidad del territorio nacional, un criterio que la división isleña de los del puño y la rosa comparte de forma «unánime», se esforzó en vender el secretario de Organización. Paradójicamente, eso sí, el representante socialista no rechazó que puedan llegar a gobernar con el PP en aquellas instituciones que no estén en la mesa de negociación con los nacionalistas, con lo que, de facto, romperían el referido criterio que el mismo PSC-PSOE se ha impuesto y con el que, precisamente, justifican su decisión.

Sea como fuere, y como quiera que Cruz vinculó el futuro de instituciones tan importantes como los cabildos tinerfeño y palmero o el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife a las conversaciones con CC y sus condiciones, todo indica que Julio Pérez, candidato a la Alcaldía de la capital tinerfeña, y Aurelio Abreu, candidato a sustituir a Ricardo Melchior en la Presidencia del gobierno insular, pasarán por el aro de la disciplina de partido y no podrán formar gobierno con los populares Cristina Tavío y Antonio Alarcó. O eso o José Miguel Pérez acumulará, en apenas un puñado de meses al frente del partido en Canarias, el segundo cisma en las filas de sus correligionarios tinerfeños, una más tras el adiós de Santiago Pérez, Ignacio Viciana y José Manuel Corrales a raíz del «affaire» de las gestoras.

Advertencias

Tan disciplinariamente han acatado los socialistas canarios la orden del comité federal, que Cruz incluso puso en duda los acuerdos que los representantes del PSOE en determinados municipios han cerrado con sus homólogos del PP: «A día de hoy no existen pactos, ni siquiera negociaciones, con ningún partido en Canarias», sentenció. Sin embargo, su compañero en Santiago del Teide y concejal electo, Inocencio Doble, ataba con el ahora popular Juan Gorrín la formación del próximo Ejecutivo de la localidad turística hace solo unos días; amén de otros casos similares en Güímar o San Juan de la Rambla. Ocurre, por tanto, que todo está en el aire hasta que se pronuncien los nacionalistas, incluso los pactos municipales ya cerrados, los mismos que no les importaría suscribir, al parecer, siempre y cuando no sean plazas que le interesen a CC. «Veremos la negociación, a ver lo que quiere CC y, a partir de ahí, podremos tomar decisiones», espetó Cruz.

Y como quieren resolver la cuestión cuanto antes, ya hoy tendrá lugar el primer encuentro entre Rivero y Pérez en Las Palmas de Gran Canaria. A partir de ahí, serán las respectivas comisiones negociadoras las que amarren «la letra pequeña del acuerdo», un «acuerdo global para toda Canarias, eso significa Gobierno y algunas cosas más, las que se cierren», adelantó el sustituto del secretario general en la comparecencia ante los medios.