Las nuevas alcaldías ponen en serio riesgo el pacto de Rivero con el PSOE

Las nuevas alcaldías ponen en serio riesgo el pacto de Rivero con el PSOE

La presidenta de CC a la cabeza en incumplimientos: resulta investida alcaldesa de La Oliva gracias al PP _ El nacionalista José Luis Perestelo tira la toalla y afirma no ver más acuerdo que el de populares y socialistas

B. SAGASTUME / M. Á. MONTERO
LAS PALMAS / SANTA CRUZ Actualizado:

Por si hubiese parecido poco el verdadero terremoto político que significó que el viernes se hubiera decidido entre socialistas y populares borrar a Coalición Canaria (CC) de prácticamente todas las instituciones de La Palma, un histórico bastión, ayer se consumaron otros más de los llamados «incumplimientos» que están poniendo en jaque la fortaleza del pacto futuro entre CC y el PSOE para hacer presidente regional otros cuatro años a Paulino Rivero.

El principal de ellos fue la toma de posesión de Cándido Reguera como alcalde de Arrecife, una plaza que codiciaba Coalición para Manuel Fajardo, pero que acabó en manos del dirigente popular, que podrá seguir en su cargo cuatro años más gracias a los votos del Partido Socialista. La falta de cintura negociadora de los nacionalistas —querían para ellos la alcaldía y no se movían un centímetro—, sumada a la profunda desconfianza entre CC y el PSOE en la isla de Lanzarote hizo que se sumase un nuevo capítulo al ya largo relato de los tropiezos con que se encuentra la alianza que en cascada quieren imponer Rivero con José Miguel Pérez, aspirante a la vicepresidencia del Gobierno de Canarias.

En la vecina Fuerteventura, la presidenta de CC, Claudina Morales, se apoyó en el PP para ser alcaldesa, algo que podría haber conseguido también con NC y el PSOE. En la isla de La Palma, por otro lado, se consumó lo que ayer ya adelantó este periódico: un acuerdo entre socialistas y populares para arrinconar a CC en casi todas las instituciones de la isla. Ahora solo falta el Cabildo Insular, una vez que ya están en manos de esta alianza de fuerzas políticas de ámbito nacional plazas tan codiciadas como Los Llanos de Aridane y Santa Cruz de La Palma.

El hecho no ha pasado desapercibido para el secretario de organización de CC en la isla y ex diputado nacional José Luis Perestelo, que, a la vista de todo lo que está sucediendo, no pudo ocultar su enfado, al decir que un pacto regional entre socialistas y populares, tal y como ha sucedido en los ayuntamientos de la isla, sería lo más natural en el Archipiélago. Para Perestelo, cualquier acuerdo regional pasa por el cumplimiento de los compromisos en las administraciones locales, por eso le pareció «claro» que, por lo que ha ocurrido en La Palma, ese gobierno «solo se puede conformar desde el pacto entre el PSOE y el Partido Popular». Incluso fue más específico: «A día de hoy, no vemos otra posibilidad de acuerdo en Canarias que el pacto entre Partido Socialista y Partido Popular».

El apoyo a Rivero

El diputado electo palmero hurgó en donde más duele, al evitar comprometer el apoyo de los nacionalistas palmeros a Paulino Rivero el día de la investidura. Preguntado por si lo sucedido en la isla condicionará el apoyo de los diputados palmeros a Rivero como presidente del Gobierno de Canarias, respondió que «para que se tenga que tomar esa decisión tiene que presentarse la candidatura de Paulino Rivero y, en nuestro sistema parlamentario, esa posibilidad existe cuando el candidato tenga un respaldo de 31 diputados de la Cámara autonómica». Ese sería, tras el de esta semana, el segundo terremoto político procedente de La Palma y marcaría la ruptura de Coalición Canaria, que ha tenido en esta isla su segundo bastión, detrás de Tenerife.

El PSOE trató de calmar las aguas, anunciando que expulsará a los concejales de Los Llanos, pero lo cierto es que los números no mienten, y solo en la isla de Tenerife se han contabilizado hasta nueve incumplimientos del pacto regional que están elaborando CC y el PSOE, si bien los concejales socialistas han sido los más indisciplinados a la hora de suscribir el mandato de sus cúpulas federal, regional e insular. De esta manera, los pactos PP-PSOE consiguieron que tomaran posesión como alcaldes Jaime González Cejas (PSC) en Granadilla de Abona; Rafael Yanes (PSOE) en Güímar; Fidela Velázquez (PSOE) en San Juan de la Rambla; Juan Gorrín (PP) en Santiago del Teide; Milagros Pérez (PP) en Santa Úrsula; y Olivia Delgado (PSC) en Arico, aunque en este caso al apoyo se ha sumado el CCN. Además, Marcos Brito ha suscrito un acuerdo con el PP en el Puerto de la Cruz en contra de los designios de la organización insular y lo mismo ha sucedido en La Victoria, donde el nacionalista Haroldo Martín ha pactado con el PP para no hacer alcalde a Manuel Correa.