Un Mundial con sabor a Juegos

La organización protegerá a los nadadores con rigurosas medidas para evitar positivos involuntarios

MADRID Actualizado:

Algo tiene el agua en verano que relaja e invita a un chapuzón, y ya sea televisivo o en la playa, los amantes de la natación podrán disfrutar, desde hoy y hasta el domingo 31, de quince días de competiciones internacionales. A las 14.00 (hora española) de hoy, China deleitará al mundo con colorido e imaginación—como ya lo hiciera en los Juegos de Pekín en 2008— en la fiesta inaugural del Mundial de Natación de Shanghái. Un campeonato que cuenta con la participación de más de 2.000 nadadores de 180 países. Entre ellos, Michael Phelps, Ryan Lochte o Federica Pellegrini, dominadora en los pasados Mundiales de Roma en 2009, en los que España logró once medallas. Ahí es nada.

Desde el puesto decimocuarto de las nadadoras de sincronizada Eva López Morales y Nuria Ayala Mitjavila en los Juegos Olímpicos de Seúl en 1988 han pasado más de veinte años en los que la meteórica carrera de los deportistas españoles en el agua no ha dejado más que ascender.

Se tocó el cielo dorado en el Mundial de Roma de 2009 con esas once medallas, pero la despedida del equipo español antes de partir a Shanghái da buena cuenta de la ambición que lleva en la maleta este conjunto renovado en participantes, pero con grandes veteranos con unas señas de identidad muy marcadas. Anna Tarrés, la directora técnica de natación sincronizada, declaró que sus objetivos «son muy ambiciosos» ya que irán a por las siete opciones de medalla que tienen en su disciplina. Con la ausencia por maternidad de la séxtuple subcampeona mundial en 2009, Gemma Mengual, Andrea Fuentes pasa a liderar el grupo que tiene a China y Canadá como las principales rivales por los metales. Sin embargo, la selección tiene un escollo que parece jugar en ligas de otro planeta. Inalcanzables siempre pese al gran nivel español. Rusia.

En cualquier caso, los 57 nadadores de la selección tienen posibilidades de éxito aparte de sincronizada, en un Mundial que será mucho más competitivo al tratarse de una preparación para los Juegos Olímpicos de Londres 2012. Mireia Belmonte se perfila como la revolución de esta cita mundialista, después de que en diciembre de 2010 en Dubai lograra tres medallas de oro y una de plata. La catalana confirmó su mejoría con la marca más rápida de la temporada en 400 estilos y con buenas marcas en 200 estilos, 200 mariposa y 800 libres, y dejó claro que está dispuesta a todo: «Será más difícil que en Dubai, pero mi objetivo es estar en todas las finales posibles».

El seleccionador del equipo de waterpolo, Rafa Aguilar, conserva en sus filas a los veteranos Iván Pérez y Guillermo Molina como baluartes para lograr el oro que en 2009 se quedó en los penaltis ante Serbia.

Blindados contra el dopaje

Los participantes acuden a la cita mundialista de Shanghái con la amenaza de los positivos involuntarios por clembuterol sobre sus cabezas. Después de los casos de dopaje confirmados tras los Juegos Olímpicos de Pekín en 2008, China quiere dar una imagen de país con tolerancia cero con el dopaje.