POR SU RELACIÓN CON LAS BELLAS ARTES

Julio Sánchez ingresa en la Academia Canaria

JUAN JOSÉ LAFORET
SANTA CRUZ DE TENERIFE Actualizado:

No son muy frecuentes los actos solemnes en las Islas, y mucho menos con el componente de humanidad y cercanía que se debe mantener para conseguir que además sea un momento coronado por la elegancia y la distinción que son indispensables cuando se trata de una actividad académica. Todo ello se vivió y disfrutó en la Real Academia Canaria de Bellas Artes de San Miguel Arcángel, que preside Rosario Álvarez Martínez, con motivo del acto académico de ingreso del investigador y sacerdote Julio Sánchez Rodríguez.

El nuevo académico se refirió a uno de los primeros literatos e intelectuales de Canarias, el poeta y también sacerdote Bartolomé Cairasco de Figueroa, y precisamente a su relación con las Bellas Artes, un aspecto que hasta el momento no ha sido frecuente tratar, y mucho menos profundizar, en los estudios que obran sobre el personaje.

Julio Sánchez Rodríguez, que recientemente publicó, como ya dio a conocer ABC, una reedición de «El Templo Militante», de Cairasco, comentada y acompañada de una edición facsímil en DVD y de un estudio biográfico del personaje en tres tomos diseñados por Carlos Gaviño de Franchy, se acercó a su pensamiento en materia de arquitectura y decoración interior, algo que le interesaba sobradamente y que le llevó a que fuera nombrado «Obrero Mayor de la Fábrica de la Catedral de Canarias», para seguir en nombre del Cabildo Catedral las obras de aquel importante edificio, a la vez que esbozó sus referencias a la pintura, la escultura y la música, que para Cairasco era la más sublime de las artes. Tanto, que él mismo llegó a componer algunas piezas e interpretar algunos instrumentos como la vihuela o el propio órgano catedralicio.

Música del siglo XVI

Por eso, en este acto académico actuaron el maestro Carlos Oramas, con la vihuela, y la soprano Nisamar Díaz, que interpretaron obras de aquella época de las que son autores músicos como Narváez, Després, Mudarra, Vázquez y Fuenllana, lo que permitió, como destacó Sánchez Rodríguez, la oportunidad de escuchar la misma música que degustara el ilustre vate isleño en el siglo XVI.

El discurso de Julio Sánchez Rodríguez fue contestado por el académico y secretario de esta institución, que el próximo año cumplirá en primer centenario de su reinstauración por el Rey Alfonso XIII en 1913, Gerardo Fuentes Pérez, que señaló al nuevo miembro de la academia como un fecundo y prolijo autor que no se conforma con la búsqueda y difusión de datos y documentos, sino que intenta encontrarse con la misma historia. Por su parte, Rosario Álvarez, tras imponerle la medalla de académico, destacó su exaltación de las Bellas Artes y cómo se aportaba un trabajo en el que se rescata su vida y obra desde una amplia erudición.