Panorámica de la fachada del Ayuntamiento de La Laguna - ABC

Cerca de 40 consistorios de las Islas subieron el gasto en personal en 2010

En términos cuantitativos, La Laguna, Las Palmas y Adeje fueron, pese a la caída de los ingresos, los tres ayuntamientos que más engordaron sus respectivos capítulos contables

M. Á. MONTERO
SANTA CRUZ DE TENERIFE Actualizado:

El pasado ejercicio presupuestario fue el tercero sumido de lleno en la crisis. Los alcaldes y concejales de los ayuntamientos canarios conocen ya de sobra que la contención del gasto público es el objetivo fundamental de toda administración. Mención especial merece el capítulo 1, el referente al gasto en personal, el mismo que durante los años de bonanza económica daba amparo contable a unas plantillas, en muchos casos, sobredimensionadas. Con todo, y lejos de recortar o al menos de frenar este desembolso, un total de 38 consistorios de los 88 que pueblan la geografía regional aumentaron en 2010 el gasto en personal funcionario y laboral, eventual y altos cargos y, más allá, en el denominado «otro personal», epígrafe que recoge todo pago que no se corresponde con las anteriores categorías.

En el número uno de esta particular clasificación aparece, siempre de acuerdo a los datos presupuestarios que publica el Ministerio de Economía y Hacienda, el Ayuntamiento de San Cristóbal de La Laguna. La corporación que preside el nacionalista Fernando Clavijo ingresaba en 2009 poco más de 130 millones de euros. Ese mismo año, el gasto en personal ascendía a 44,6 millones. Las cuentas del año pasado vieron cómo las entradas cayeron hasta 126 millones de euros, lo que no impidió que el capítulo 1 engordase en casi 5,6 millones, hasta poco más de 50,2. El del consistorio de la ciudad de Aguere no fue, ni mucho menos, el único caso.

Así, de los de la «capital cultural» del Archipiélago hay que ir a los presupuestos de una de las dos principales ciudades de la región, Las Palmas de Gran Canaria, para encontrar otro ejemplo. La institución que rige el histórico socialista Jerónimo Saavedra consideró sus ingresos de 2009 en, prácticamente, 310 millones. Al año siguiente, es decir, 2010, esta cantidad se redujo por debajo de 304,6 millones; una merma que guarda correlato con la difícil situación socioeconómica. Así pues, cabría pensar que las partidas destinadas a pagar nóminas y demás —y no solo a trabajadores, sino también a asesores, cargos de confianza, nombramientos a dedo, etcétera— quedarían, como mínimo, igual que en 2009. Pero no. Mientras que ese año el desembolso resultaría inferior a 129,5 millones de euros; en 2010, sumaría 130,9, casi 1,5 millones más.

Y si La Laguna y Las Palmas de Gran Canaria, con presupuestos a la baja, aumentaron el gasto en personal, qué decir de aquellos ayuntamientos que vieron crecer sus ingresos, como es el caso del de Adeje. La corporación del sur de Tenerife manejó en 2009 entradas por un importe de 73,4 millones. Un año después, sus cuentas consolidadas —esto es, las que incluyen los presupuestos del consistorio y los de sus organismos autónomos, eliminando las transferencias internas entre ellos— reflejaron que este importe superó, pese a la crisis, los 74,6 millones. Asimismo, y acaso imitando comportamientos propios de los ejercicios precrisis, la plantilla y agregados se llevaron 1,26 millones más que en 2009, hasta representar un gasto público superior a 23,6 millones.

Claro que a los tres casos citados, los más paradigmáticos, aún hay que añadir 35 más; otros 35 ayuntamientos que, o bien han comenzado a cambiar la política de ahorro a que obligaron las estrecheces, o bien no han prestado atención a política de ahorro alguna. Entre ellos, figuran las corporaciones de Arrecife (con un incremento de su capítulo 1 superior a 960.000 euros); San Bartolomé (893.050 euros); Fuencaliente (531.958 euros); La Orotava (497.600); Los Llanos de Aridane (472.428); San Miguel de Abona (449.721); Puntallana (373.596); La Victoria de Acentejo (372.606) y Firgas (370.527).

Completan la nutrida lista —en todos los casos con aumentos del gasto en personal inferiores a 300.000 euros, si bien en muchos de ellos se trata de pequeños municipios— los ayuntamientos de Agüimes, Betancuria, Gáldar, Haría, Ingenio, San Bartolomé de Tirajana, Santa Brígida, Teguise, Vega de San Mateo, Barlovento, Fasnia, Frontera, Granadilla, Güímar, La Matanza de Acentejo, El Paso, Puntagorda, El Rosario, San Sebastián de La Gomera, Santa Úrsula, El Tanque, Vallehermoso, Vilaflor, Mazo, San Juan de la Rambla y Agulo.