TRIBUNA ABIERTA

Bando del Día de los Indianos

Animo a todo palmero y visitante a participar de los actos organizados por este Ayuntamiento

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Ya se oyen desde el muelle a la Alameda los murmullos de sones, de guarachas y guajiras, ya se siente la alegría por el desembarco de los isleños que hicieron las Américas, llega el día más esperado por propios y ajenos del Carnaval palmero, el Desembarco de los Indianos. Por ello, siendo el latir de este pueblo tranquilo y cortés, recuerdo que debemos esmerarnos en conducirnos por los actos conmemorativos de este día con civismo, conciliando la alegría con el orden, las tradiciones con el bullicio y el ritmo de los bailes con el respeto al vecino para hacer más cómodo y fluido el gran desfile hasta la plaza de la Alameda.

Por ello, me dirijo a todos los indianos, invitándoles a disfrutar de las parrandas, del sabor de la melaza, de las riquezas que portan en sus baúles y del júbilo de una fiesta con aroma a Caribe. De la buena disposición del pueblo palmero, tan irónico como alegre, se espera que en el devenir de las fiestas no falte el humor, la abierta diversión, el sabor cubano y el respeto a las tradiciones. Siendo la conmemoración del Desembarco de los Indianos el día principal de las fiestas de Carnaval, invito y animo a todo palmero y visitante a participar de los actos organizados por este Ayuntamiento.

Siendo el Desembarco de los Indianos una exageración caricaturesca de la figura del isleño de éxito que retorna a su isla natal, recuerdo a todos los que deseen participar que conviene vestir la indumentaria tradicional cubana: el hombre, con guayabera y pantalón de un impoluto blanco o bien traje de lino, con sombrero panameño; la mujer con faldas largas blancas de volantes, blusas de gasa o seda con encajes, tocados de flores o pamelas, sombrillas de encaje y enjoyadas con grandes pulseras, anillos y collares de oro.

Siendo un sello de identidad de esta fiesta el sonido de la marímbula, el tres cubano, las tumbadoras, los bongós, las guitarras y las maracas, animo a todos los palmeros que sepan tocar estos instrumentos a salir a la calle formando parrandas y al resto a tocar palmas y poner las voces a las entrañables letras que todos recordamos de nuestra niñez.

Siendo los polvos de talco el elemento blanco que invade y riega la fiesta de alegría, que hace sonreír a quien los echa y huir a quien los recibe, les invito a todos a escoger ordenada y moderadamente un bote en el momento del reparto de polvos, que tendrá lugar en la avenida de los Indianos, y a utilizarlos con picardía, pero también con precaución.

Juan Ramón Felipe San Antonio es alcalde de Santa Cruz de La Palma