CRISIS DE DEUDA

La banca europea se rebela contra el plan de recapitalización de Barroso

MADRID Actualizado:

La banca europea ha sacado la artillería contra los planes de la Unión Europea de obligarles a recapitalizarse para evitar el efecto contagio.

Josef Ackerman, el máximo ejecutivo de Deutsche Bank y presidente de la principal asociación bancaria europea, European Finance Institute, alertó ayer de que la recapitalización forzosa de las entidades no resolverá la crisis de la deuda soberana ya que, como se usarán fondos públicos, aumentará aún más la deuda de los países y empeorará la situación.

Seis meses de margen

El regulador bancario europeo, EBA, trabaja además en un plan contra reloj de recogida de información actualizada de las entidades para, una vez compilados los datos, obligar a los bancos a elevar su capital de mayor calidad («core tier 1 capital» en el argot especializado) hasta el 9% en un plazo máximo de seis meses, desde el 5% exigido en las pruebas de estrés que realizó en julio.

Los planes son que la recapitalización de los bancos se haga con fondos privados y, en caso de no conseguir el dinero suficiente, reciban las correspondientes inyecciones de dinero público, que en algunos casos serían nacionalizaciones. El Fondo de Estabilización Financiera de la eurozona sería, según la CE, el último recurso.

Como era de prever las inquietudes que se ciernen sobre el sector bancario tuvieron impacto en las Bolsas europeas, que retrocedieron del orden de un 1%.

Todo esto se produce en medio del reforzamiento de las capacidades del Fondo de Rescate de la eurozona, tras el voto positivo de Eslovaquia, que podrá dar préstamos a los países que atraviesen por dificultades con los 440.000 millones de euros con que está dotado, de los que hay que descontar los rescates de Irlanda y Portugal, ya que Grecia se benefició de otro sistema de ayuda en el año 2010.