Con alas en los pies y vida que contar

María Pino Brumberg relata en su libro cómo combate a diario una enfermedad que limita su movilidad

SANTA CRUZ DE TENERIFE Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El Teatro Príncipe Felipe de Tegueste acogerá mañana a partir de las siete de la tarde la presentación del libro «Con alas en los pies», una obra de María Pino Brumberg (Santa Cruz de Tenerife, 1981), una joven canaria que sufre una enfermedad rara degenerativa, llamada Ataxia de Friedreich —diagnosticada a los trece años—, y donde la escritora saca a la luz su propia historia personal de superación y cuenta detalladamente muchas etapas de su vida marcada por esta enfermedad incurable.

La joven autora, licenciada en Geografía e Historia por la Universidad de La Laguna (ULL) logra concienciar con su libro de las frustraciones y limitaciones que sufren a diario las personas con movilidad reducida y del apoyo que necesitan para integrarse plenamente en la sociedad.

En «Con alas en los pies», que ha visto la luz en la colección Cajón de Sastre, de Ediciones Idea, María Pino Brumberg relata cada paso atrás que le ha hecho dar su enfermedad. Así, de caminar con dificultades, pasó a usar una muleta, de la muleta a un andador y de ahí a la silla de ruedas.

Pero una vez que aceptó su enfermedad, María comenzó a luchar con gran tenacidad por la integración de las personas con discapacidad. En las páginas de su obra, cuyo prólogo firma Alberto Vázquez Figueroa, la autora también deja constancia de su hiperactividad y su entusiasmo por la vida. Un entusiasmo que le impulsa constantemente a buscar nuevas experiencias, tanto para encontrar su anhelada cura, como para evadirse de sus problemas y disfrutar de cada momento. Desde cartas a diferentes instituciones públicas y privadas para reivindicar la accesibilidad a un afán de probar cosas nuevas que la ha llevado a hacer senderismo —con unas sillas especiales—, competir como nadadora con discapacidad o a tirarse en parapente, entre otras acciones. María también destaca por ser la primera modelo canaria en silla de ruedas.

Por ello, en palabras de la propia autora, su relato no está basado en el dramatismo de padecer una enfermedad rara, sino en sentimientos y emociones que van desde la alegría, la amistad, el amor y la valentía, pasando por el dolor, la tristeza y la impotencia.

Con su autobiografía, intenta decir que todos tenemos que ser y caminar iguales, y que su libro es un grito de ayuda para concienciar a la población de que trate de ser más solidario y que este mundo sea de verdad para todos.