Ciudadanos de Canarias saludan a hidroaviones en Las Palmas de G.C. - E.R./Acfi Press

Toda España se vuelca con Gran Canaria

El incendio afecta a diez municipios y hay más de 10.000 personas fuera de sus casas

El Valle de Agaete (Gran Canaria)Actualizado:

El conjunto de las islas Canarias recibe el aliento de España por el incendio que afecta desde el pasado fin de semana: 12.000 hectáreas y 10.000 personas fuera de sus casas. Al margen de los microclimas de las islas, las olas de calor y las masas de aire sahariana con viento en altura son detonantes de los incendios.

La salida a esta ecauación es muy compleja y pasaría por aumentar la capacidad de respuesta con medidas impopulares como el aumento de impuestos insulares o limitar el acceso a zonas de potenciales incendios en periodos críticos

El ministro de Agricultura, Luis Planas, visitó el martes la zona afectada para recordar el respaldo que hay en las islas por parte del Estado. Explica que es la mayor movilización realizada por el Gobierno central en las islas en las últimas décadas. El incendio ha complicado la agenda oficial. La noche de este lunes Planas explicó a ABC que «el presidente está pendiente de todo lo que pasa».

Pedro Dorta, de la Universidad de La Laguna: «estos incendios aquí serán más frecuentes y más virulentos»

En el puesto de mando, el lunes por la mañana Planas, compartió impresiones con técnicos y expertos. En esta zona la Policía y Guardia Civil ha debido impedir la presencia de propietarios de suelo. La cola del incendio estaba estabilizada. Pero se reactiva en la zona del barranco de Tejeda. Se han evacuado a los vecinos de Ayacata, Tasarte y Tasartico.

Cuatro hidroaviones del Estado, del 43 Grupo del Ejército del Aire, combaten las llamas. Los hidroaviones se unen a otros doce helicópteros en las tareas de coordinación aérea y extinción de las llamas cargan sus casi 6.000 litros de agua en la bahía portuaria de Las Palmas de Gran Canaria, en cuyo litoral se reúnen numerosas personas atraídas por la espectacularidad de las maniobras de las aeronaves militares.

El fuego avanza sin control por el Parque Natural de Tamadaba, en el noroeste de la isla, y las previsiones que maneja el Cabildo de Gran Canaria es que la jornada pueda acabar con unas 12.000 hectáreas, tan disparatado como el que afectó la isla en el mes de julio de 2007. En La Aldea de San Nicolás hay un problema con el viento. En Montaña Alta, en Guía, hasta cuatro hidroaviones han estado atacando las llamas. Inicialmente, fue en Lomo Pavón; pero se reactivó Lomo del Pino en los Altos de Gáldar.

Buenaventura Machado, jefe de Servicio Forestal del Cabildo de Tenerife, «hay sitios que no se han podido ni tocar». «El perímetro es muy extenso y se va trabajando para ir acorralando las llamas». «Son 6.000 campos de fútbol y hay que valorar los daños, pero por fortuna no hay incidencias personales y es lo que hay que intentar evitar», recuerda.

El presidente de Canarias, Ángel Víctor Torres, señala que «hace menos calor» y que «las altas temperaturas» es uno de los aspectos que más preocupa al Gobierno de Canarias. Los vecinos alojados en San Mateo en un centro social por la emergencia han recibido muestras de solidaridad: desde ventiladores a ropa y comida.

Pedro Dorta, jefe de la Cátedra de Reducción de Desastres de la Universidad de La Laguna (ULL), afirma que «estos incendios en las islas serán más frecuentes y más virulentos». A su juicio, los ciudadanos que residen en áreas rural «conocen mejor el medio natural pero nosotros vivimos en un sistema socioeconómico donde prima lo urbano y se olvida nuestra relación con la naturaleza, y ahí está el abandono de explotaciones agrícolas».