José Saramago.EFE

Saramago alerta en Lanzarote de la crisis que sufre el castellano

El Nobel, que reside en Arrecife habitualmente, afirmó que las lenguas mueren «alimentadas de indolencias y bajo la complicidad de los suicidas habladores»

EFE
Actualizado:

LSLARRECIFE. El premio Nobel de Literatura, José Saramago, alertó de la crisis que sufre el castellano y pidió a literatos, académicos y profesores que no permanezcan con los brazos cruzados ante los numerosos peligros que acechan a nuestro idioma. «Una lengua que no se defiende, muere», sentenció en varias ocasiones el escritor portugués.

Saramago se manifiesta así de pesimista sobre el futuro de la lengua, a la que en su opinión «tratamos a patadas». Con motivo de su ingreso en la Academia Canaria de la Lengua, pidió mayor respeto hacia «la herramienta de la comunicación, la comprensión y el acercamiento que es en realidad una lengua».

Marea de vulgaridad

Vuelta a la prehistoria

En opinión de Saramago, el vocabulario moderno se está convirtiendo en prehistórico, «lleno de onomatopeyas como en sus orígenes».

En su intervención, el escritor portugués se refirió también a aquellos que enseñan la lengua y, sin dudar de su competencia o «de la voluntad severa de quienes desean aprender», lamentó el fenómeno tan extendido del error ortográfico, que «pronto se convertirá en ley».

«La escuela no enseña a hablar ni a saber expresarse», a juicio de Saramago, para quien los estudiantes están entregados e inmersos en un medio cultural contaminado y viciado, «en el que vale más lo errado que lo armonioso y correcto».

En otro orden de cosas, el presidente de la Academia Canaria de la Lengua, Ramón Trujillo, destacó como motivos por los que esta institución decidió aceptar a Saramago como miembro honorario que, «además de ser un excelente escritor, es un soldado de la libertad».