En primer plano, Santiago Santana Cazorla y Santiago de Armas, de IFA Hotels, en 2012 en Canarias 7
En primer plano, Santiago Santana Cazorla y Santiago de Armas, de IFA Hotels, en 2012 en Canarias 7 - c7-ABC

El «sandwich holandés» de Lopesan que incordia a Santana Cazorla en Anfi del Mar

Un vehículo inversor en Ámsterdam tiene el control de las filiales canarias con las que IFA Hotels (Lopesan Touristik en un 52,3%) espera quitar el poder decisorio a Santana Cazorla. El grupo hotelero admite el daño de reputación que supondrá la batalla judicial por el líder europeo en el negocio del «tiempo compartido» con sede en Canarias

Las Palmas de Gran CanariaActualizado:

IFA Hotels y Santana Cazorla se prestan a formalizar este 2018 el inicio de una batalla judicial por el control de Anfi de Mar, líder europeo del negocio de tiempo compartido o lo que antes se llamaba «time sharing». Un negocio de 7.500 habitaciones sin contar con las ventas de locales comerciales, ocio deportivo y futuras construcciones.

Como adelantó ABC este mes de junio, Lopesan (52,3%) de IFA Hotels, va a lanzar una operación de ampliación de capital sobre Anfi del Mar (50%). Con ello, espera participar en la toma de decisiones de la empresa, cosa que su actual socio le impide. Esta información se ha elaborado con datos propios y sin recurrir a portavoces de ninguna de las empresas enfrentadas.

De acuerdo con documentos regulatorios en Holanda, el 50% del capital de Anfi, bajo la soberanía de IFA Canarias, S.L., se controla desde una sociedad radicada en ese país.

IFA Hotels tiene a su disposición, en términos fiscales, un « sándwich holandés» heredado de cuando compró a la familia Lyngel negocio que compartía con Santana Cazorla. Santana Cazorla compró una parte que tenía TUI y accedió a la gestión de Anfi, que IFA Hotels considera como «mala».

Órbita

El grupo noruego crearía esa matriz en Holanda para proteger la mayoría de sus ganancias internacionales de impuestos y fluctuaciones de monedas porque, cuando la empresa se creó en 1988, el euro no existía. La configuración implicaba latransferencia de ingresos a otras subsidiarias. El número de puestos de empleo y actividad de esa sociedad sería meramente testimonial.

Hay tres sociedades en el círculo financiero de IFA Hotels sobre las que se mueven los intereses en de Lopesan Touristik en Anfi. Las sociedades limitadas Anfi Sales y Anfi Resorts están controladas al 50% por IFA Hotels. La primera maneja unos fondos propios de 137,1 millones de euros. La segunda 27,5 millones de euros, de acuerdo con una autopsia financiera realizada por ABC. Los otros porcentajes serían de Santana Cazorla.

Santana Cazorla no permite a IFA Hotels formular una nueva auditoría contable. El control de Anfi del Mar está en manos de los tribunales

En ese contexto, esos índices porcentuales obedecen a Anfi International, B.V., 100% de la filial ahora de Lopesan. Tiene unos fondos propios de 83 millones de euros a cierre de 2016. Como dato de las inversiones que la anterior propiedad, Lyng Group, colocó a IFA Hotels una bodega en Navarra de la que tiene un 15%. En pérdidas.

Por si es preciso aumentar la apuesta monetaria en la ampliación de capital, IFA Hotels, asimismo, retroalimenta los ingresos en Alemania con una filial que tiene en Costa Rica y que es la que movería las divisas que se ingresan en la República Dominicana, donde a partir de 2019 va a crecer su exposición.

Un aval

IFA Canarias compró el 100% de la nórdica Anfi Invest ( filial de la holandesa) con un aval de 4 millones de euros que se sumaron a precio pagado de 41 millones de euros. Ese dinero solamente saldrá de las cuentas de IFA en el caso de obtenerse una licencia pública para la nueva gestión de un puerto deportivo.

Cuando la empresa se hizo con ese 50% de Anfi a través de la ubicada en Holanda sabía que se iba a enfrentar a un problema: litigios con Santana Cazorla, «y que representan riesgos considerables», de acuerdo con los estudios de IFA a los que ha tenido acceso ABC. El riesgo ya está incluido en el precio de compra. Es decir: el lastre de soportar los bloqueos de Santana Cazorla ya está anotado.

En 2017 habría tenido unos activos valorados en sus cuentas consolidadas de 367 millones

La ampliación de capital se realizaría porque, tras el dinero pagado por e 50% de Anfi del Mar, IFA Hotels no tiene acceso a las reuniones donde se toman las decisiones estratégicas, lo que pone de relieve el clima de no cordialidad entre las dos empresas canarias.

La hotelera que controla Lopesan no tiene ni influencia en la elaboración de las cuentas anuales y menos capacidad de exigencia para pedir una auditoría financiera del operador europeo líder en negocios de tiempo compartido.

Un informe acerca de las cuentas anuales sobre Anfi del Mar, al que ha tenido acceso ABC indica que IFA, que en 2017 habría tenido unos activos valorados en sus cuentas consolidadas de 367 millones (un aumento del 2,8%), ha previsto hasta el futuro daño de reputación que la empresa podría sufrir dada la «mala gestión» de Anfi del Mar.

Asimismo, cuando se compró la empresa el aparato de inteligencia corporativa de IFA Hotels ya esperaba que Santana Cazorla fuese a los juzgados mercantiles a impugnar la operación, cosa que hizo este 2018. Hay una cláusula en la compra de las acciones que señala que: en caso de un fallo desfavorable, el vendedor original, la familia Lyng, responder.

En toda esa lucha entre Lopesan y Santana Cazorla, están las comercializadoras del producto Anfi Real Estate SL, Anfi Del Mar SL, Anfi Tauro SA, Anfi Vacation Club, Anfi Tauro Resorts Management. La influencia de IFA Hotels en ellas, de momento, nula.