Reyes bajo la lluvia y la magia

Reyes bajo la lluvia y la magia

Actualizado:

D. H. / R. C.

LAS PALMAS/SANTA CRUZ. Tanto la ciudad de Santa Cruz de Tenerife como Las Palmas de Gran Canaria rindieron un tributo especial a los Reyes Magos de Oriente en una jornada mágica que apenas sufrió rémoras ante las lluvias acaecidas en las Islas.

En Gran Canaria, más de 200.000 personas derrocharon ilusión en la concurrida cabalgata de la capital oriental, en la que doce suntuosas carrozas -aderezadas con temas exóticos y propios de estas fechas- escoltaron a sus majestades por las zonas más concurridas de la ciudad.

La antesala a este populoso espectáculo se vivió a las doce del mediodía, cuanto sus majestades de Oriente llegaron al Muelle de Santa Catalina con la recepción especial del alcalde, Jerónimo Saavedra, y el presidente de la Autoridad Portuaria, Javier Sánchez Simón.

Una acogida que estuvo jalonada por el singular performance ofrecido por «El Circo Verde», una compañía teatral que trata de concienciar a los niños sobre el medioambiente a través del deleite de payasos, acróbatas y malabaristas. Tanto niños como padres degustaron una jornada especial, en el que se destiló toda la magia que requiere estas fechas tan señaladas.

Los sueños de los más jóvenes se desbordaba ya desde el mítico Castillo de La Luz -punto de arranque de la cabalgata-, en el que la comitiva acaparó la atención con el derroche singular de sus 500 figurantes, entre centuriones y miembros de los tres cortejos reales.

La crisis apenas ha afectado a esta evento, en cuya comitiva se incorporaron dos nuevas empresas. Más de 70 miembros de la Policía Local y 60 del servicio de Protección Civil controlaron el tráfico y los embotellamientos formados por los cortes en ciertas calles.

Para Baltasar hubo un saludo muy especial, sobre todo para aquellos que lo conocen muy bien, ya que durante la travesía lució un crespón negro en la chaqueta para recordar los 30 años de labor y servicio realizados hasta el recién acabado 2008. Por supuesto, su majesta continúa llevando su labor, pero con evidentes cambios.

Segundo acto de la fiesta

Tras su llegada a los aledaños del Teatro Pérez Galdós -aproximadamente a las 10 de la noche-, el grupo Non Trubada deleitó a los asistentes con su actuación en la Plaza Santa Ana, en un colofón musical que congregó a cerca de 100.000 personas en el casco antiguo.

En eses punto se fusionaron las distintas carrozas, que en esta edición portaron temas tan variopintos como el mundo del cómic pasando por las aventuras de piratas, los personajes de animación de Disney y. como no, las recreaciones romanas de tiempos pretéritos. En Santa Cruz de Tenerife apenas hubo descanso para los pajes reales. Tal fue el bullicio que se fraguó desde el recinto del Heliodoro Rodríguez que la ciudad fue toda una fiesta al son del itinerario marcado por sus majestades. Antes de iniciar la ruta por la capital tinerfeña, los Reyes Magos de Oriente visitaron el Hospital Universitario Nuestra Señora de Candelaria para entregar regalos y caramelos a los niños ingresados en el centro, que los recibieron con asombro, sonrisas y algún que otro llanto, fruto de la evidente emoción. Tanto Melchor como Gaspar y Baltasar, acompañados de la comitiva de pajes, quisieron adelantar su entrega de regalos -que tradicionalmente realizan la noche del 5 al 6 de enero- a los niños y niñas de la planta de Pediatría del centro, así como en la unidad de urgencias. Los Reyes Magos llegaron al centro hospitalario pasadas las 10:45 horas y antes de visitar a los niños, pasaron por el Portal de Belén situado en el hall del centro para realizar la ofrenda del incienso, mirra y miel al Niño Jesús.

Suspendida en La Laguna

La mala suerte se cebó, en cambio, de la ciudad universitaria. La tradicional Cabalgata del municipio de San Cristóbal de La Laguna tendrá que esperar al año que viene, después de que las intensas lluvias de última hora hicieran pasar por agua las ilusiones de los más pequeños, que esperaban con ansia poder ver de cerca a los tres Reyes Magos.

En cualquier caso, las ilusiones de los niños canarios siguieron intactas en una noche que se envolvía en la magia de esta delegación real que, como cada 5 de enero, ofrecen sus mejores tributos a las nuevas generaciones isleñas.