Razia en Canarias con los técnicos en Educación

Guerra Palmero afirma que la estrategia de cambios en las islas es como «una Odisea en la que esperemos llegar a Ítaca»

Las Palmas de Gran CanariaActualizado:

La Consejería de Educación, Universidades, Cultura y Deportes del Gobierno de Canarias ha implantado este verano una razia entre técnicos del departamento que dirige María José Guerra, simpatizante de Podemos bajo órdenes de PSOE. «Se han liquidado a decenas de responsables de departamento sin carnet pero que llevaban hasta 20 años organizando los cursos escolares», dijo a ABC una fuente nacionalista.

En las islas se está produciendo una transición del nacionalismo al PSOE por primera vez desde 1993. La Consejería de Educación del Gobierno de Canarias ha estado en órbita del PSOE entre 2017 y 2011. Hay técnicos que están siendo cambiados y que el PSOE no cuestionó nunca «porque son puestos que requieren mecánica de conocimiento, no de ideologías», dijo a ABC un docente este jueves.

En concreto, se tratarían de profesores que se encontraban operando en áreas técnicas «y, lo peor, han sido las formas», denunció este jueves un profesor. «Gente que ha llegado a una mesa saludando y diciendo ser el sustituto sin anuncio previo», explicó la misma fuente.

«Escenarios distópicos»

«La consejera o quien haya dado instrucciones tiene la autoridad, pero mucho hablar de escenarios distópicos y depurar sin sentido no tiene lógica», explicó un integrante del cuerpo de profesores. La misma fuente afirmó que «para aplicar de forma opaca estos cambios hay hasta que ser inteligente».

Guerra Palmero ha llegado a Educación y cerrado el círculo de poder de su departamento. María Dolores Rodríguez es la viceconsejera de Educación, Universidades y Deportes; Antonio Aparicio, director general de Universidades; María Eva de la Fe como diretora general de Formación Profesional y Educación para Adultos; y Dulce María González como directora de la Agencia Canaria de Calidad Universitaria y Evaluación Educativa.

Palmero, que este final de agosto ha estado atendiendo a cuestiones familiares, ha anunciado que revisará la experiencia de los dos últimos años en relación con la convocatoria de oposiciones para docentes con el objetivo de que los procesos sean más transparentes y garantistas. Esto ha provocado graves problemas «de justicia intergeneracional» a la vez que ocasiona presión por cuanto en los próximos años será necesario renovar las plantillas.

María José Guerra ha señalado además que el equipo de su consejería «está trabajando a pleno rendimiento con vistas al inicio del curso», lo que es una tarea «ineludible» pero «con unas prioridades muy claras». Ha señalado que para la gestión habrá que estar pendientes de la cuestión presupuestaria de 2020.

A su juicio, su estrategia es como embarcarse en una difícil travesía, «en una Odisea en la que esperemos llegar a Ítaca», a buen puerto tras sortear dificultades y escollos «porque los jóvenes de las islas se merecen lo mejor», apostilló este agosto la consejera de Educación del Gobierno de Canarias.