El puzle del Anillo Insular cuenta con una nueva pieza en la Isla Baja
V. P. Dos operarios en medio de los trabajos en el túnel de La Vega

El puzle del Anillo Insular cuenta con una nueva pieza en la Isla Baja

R. C. | SANTA CRUZ
Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Lo que hace apenas una década parecía casi un imposible, el cierre del denominado anillo insular, está a menos de 12 kilómetros de convertirse en una realidad que permitirá unir por carretera a la práctica totalidad de Tenerife. Ayer, el presidente del Gobierno de Canarias, Paulino Rivero, asistía al término de los trabajos para unir las dos bocas del túnel de La Vega, una infraestructura de poco más de un kilómetro de longitud que permitirá, a su vez, unir los municipios norteños de Icod de los Vinos y El Tanque, en la comarca de la Isla Baja.

Rivero destacó, a pie de obra, que con la unión de las dos salidas del túnel, la Administración autonómica coloca «una pieza más» para terminar el complejo puzle que supone el cierre del anillo tinerfeño. Precisamente, y aunque el recorrido del túnel sólo alcance, exactamente, los 1,2 kilómetros, su construcción constituye uno de los pasos más importantes que quedan por delante hasta la finalización de los trabajos. Así lo destacó el titular del Ejecutivo regional, quien añadió que las obras en esta zona resultan de las de mayor importancia dentro de las previstas en este macroproyecto. No en vano se han invertido 121 millones de euros, una cantidad que supone una de las mayores inversiones acometidas en el Archipiélago en materia de carreteras.

En este sentido, Rivero puso énfasis en el «gran esfuerzo económico» que su gabinete ha tenido que afrontar para hacer una realidad de esta nueva infraestructura, al tiempo que recordó que Tenerife ha recibido más de 400 millones de euros para el cierre del anillo insular y el proyecto de la Vía Litoral de los 1.130 millones de euros que hay previstos para toda la región de cara a la ejecución de este tipo de proyectos.

Como padrino de excepción en el encuentro de las dos bocas del norteño túnel de La Vega no sólo estuvo, sin embargo, el presidente del Ejecutivo autonómico. Hasta esta zona de la isla se desplazó también el titular del Cabildo de Tenerife, Ricardo Melchior, quien hizo hincapié en lo poco que queda ya por delante hasta que el anillo quede completamente cerrado. Según comentó, y al margen de destacar la «importancia» que el nuevo corredor tendrá para la movilidad de los ciudadanos de la isla, sólo quedan por afrontar unos 11,5 kilómetros de trazado antes de poder dar por concluido este «círculo» del viario tinerfeño.

Obras de futuro

Así pues, el futuro de la red de carreteras de Tenerife pasa por la conclusión de los trabajos del anillo insular y la construcción de la Vía Litoral de Santa Cruz, cuyos trabajos ya están también en marcha.

Las previsiones de las distintas administraciones embarcadas en la financiación y proyección de ambos corredores -especialmente, el Cabildo de Tenerife, que lleva tiempo con ambos proyectos como ejes de su actuación- pasan por que ambos trabajos permitan, al margen de aumentar la conectividad, contribuir a paliar los cada vez más acentuados efectos del incremento del parque móvil.