¿Se puede mandar señales de luz a extraterrestres desde telescopios de Canarias?

Un estudio del MIT apunta que un rayo láser infrarojo de dos megavatios de potencia puede detectarse a 20.000 años luz de distancia

Las Palmas de Gran CanariaActualizado:

Si desde la Tierra se optase por mandar actualmente una señal de cortesía en forma de rayo láser a una supuesta comunidad extraterrestre bastaría con contratar los servicios del Gran Telescopio de Canarias. De momento, es el único centro con capacidad de dar esa asistencia para que pudiese detectado por alguien a 20.000 años luz.

Un investigador del MIT ha lanzado este mes un « estudio de viabilidad» sobre este asunto. Se ha publicado en «The Astrophysical Journal» con la firma del investigador James Clark. En la revista «Discover» han ironizado diciendo que donde único puede conseguirse actualmente ese objetivo es en Canarias.

El científico del MIT afirma que si un láser de 1 a 2 megavatios de alta potencia se enfocara a través de un telescopio masivo de 30 a 45 metros y se dirigiera al espacio, la combinación produciría un haz de radiación infrarroja lo suficientemente fuerte como para sobresalir del la energía del sol.

En una nota de prensa, MIT señala que «dicha señal podría ser detectada por astrónomos alienígenas que realizarían un breve estudio de nuestra sección de la Vía Láctea, especialmente si esos astrónomos viven en sistemas cercanos, como cerca de Próxima Centauri, la estrella más cercana a la Tierra, o TRAPPIST-1, una estrella sobre 40 años luz de distancia que alberga siete exoplanetas, tres de los cuales son potencialmente habitables».

El MIT apunta, de acuerdo con las estimaciones de James Clark, que «si la señal se detecta en cualquiera de estos sistemas cercanos», de acuerdo con el estudio, «se podría usar el mismo láser de megavatios para enviar un breve mensaje en forma de pulsos similares al código Morse».

Por su parte, Clark agrega: «si tuviéramos que cerrar con éxito un apretón de manos y comenzar a comunicarnos, podríamos enviar un mensaje, a una velocidad de datos de unos pocos cientos de bits por segundo, que llegaría en unos pocos años», dice el autor del estudio.

Clark apunta que su tesis es un «estudio de viabilidad» y que «si es o no una buena idea, es una discusión para el futuro». La potencia de energía y diámetro mínimo requerido estaría, de momento, en las islas hasta que se ponga en marcha en 2024 en Atacama, Chile, el Telescopio Extremadamente Grande del Observatorio Europeo Austral.

La teoría se recoge en un trabajo de carrera hecho en el Departamento de Aeronáutica y Astronáutica del MIT. Clark sugiere proyectar un rayo infrarrojo al espacio. «No sé si las criaturas inteligentes alrededor del sol serían su primera suposición, pero sin duda atraerá más atención», destaca el investigador.