El proceso de extracción de uranio cerca de Canarias

En pleno Sahara, a pocos metros bajo el suelo, confirman la viabilidad para extraer uranio en campo abierto

Las Palmas de Gran Canaria Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Canarias está sometida a los vientos procedentes del Sáhara y esta zona se está convirtiendo en área de exploración para extraer en campo abierto diversos materiales mineros útiles para la energía o medicina. Mauritania espera poder exportar uranio desde 2020.

Este verano, se ha anunciado la rentabilidad potencial de un proyecto para extracción de uranio en el campo Tiris, en Mauritania, por los bajos costes operativos de capital para el desarrollo, según anunció la compañía australiana Aura Energy Limited. Se prevé una producción anual promedio de 317 toneladas de uranio durante una vida útil de 15 años.

Para el Organismo Internacional de Energía Atómica (IAEA) «los procesos de producción en una planta de tratamiento están ampliamente automatizados» y «concebidos de manera que se reduzca la probabilidad de un escape de contaminantes y regularmente se llevan a cabo operaciones adecuadas de limpieza para eliminar los contaminantes que se hayan acumulado en las superficies».

Sobre la «resuspensión» en el aire, los expertos señalan que «es un problema apreciable, especialmente en los lugares donde se manipulan los concentrados, como son las zonas de precipitación, filtrado, pesado y envase».

De acuerdo con la Sección de Seguridad Radiológica, de la División de Seguridad Nuclear del Organismo Internacional de Energía Atómica (IAEA) «las industrias de minería y tratamiento del uranio se están desarrollando rápidamente en numerosos países y es probable que esta tendencia prosiga, a causa de la creciente demanda de combustible nuclear».

A juicio de los expertos de la AIAE «en las minas de uranio los peligros radiológicos se deben principalmente a los radionucleidos en suspensión en el aire, consistentes en el radón y sus productos descendientes de período corto». En un informe sobre riesgos laborales, señala: «Los descendientes del radón son sólidos y pueden adherirse a las partículas de polvo suspendidas en el aire».

Proyecto

El proyecto Tiris comprende varios depósitos calcáreos poco profundos en el Reguibat, en el norte de Mauritania, cerca de Argelia y Malo en el desierto del Sahara. Basta un «camión y pala» trabajando hasta cinco metros de profundidad.

Pero no todo es uranio. El vanadio, utilizado en acero de alta resistencia y también en algunas aplicaciones de baterías, se encuentra junto con el uranio y se ha producido históricamente como un subproducto en algunas operaciones.

La creciente demanda, junto con los recortes de producción, han visto aumentar los precios del vanadio en más del 150% durante los últimos años, ofreciendo a algunos productores de uranio una posible salida para complementar ingresos.

El gobierno de Mauritania en diciembre otorgó a Aura una licencia de explotación para el proyecto, que incluía un interés gubernamental negociado del 15%. Curzon Uranium Trading Limited se ha hecho con la comercialización del producto.

Desde el pasado mes de mayo los laboratorios de la Organización Australiana de Ciencia y Tecnología Nuclear (ANSTO) tienen muestras con las que ha analizado su pureza.

Tiris, ubicado en el desierto del Sahara en el noreste de Mauritania, fue descubierto por primera vez por Aura Energy en 2008, y es el primer yacimiento importante de uranio calcáreo en la región. La mineralización se encuentra en gran parte dentro de los 3 a 5 metros de la superficie, y se extraerá utilizando métodos convencionales a cielo abierto.

El vanadio también se produce en el mineral de Tiris a un grado de 330 ppm y se considera que su recuperación es técnicamente alcanzable. Tiris está totalmente autorizado para el desarrollo aunque se requerirían algunos nuevos permisos de operación.