Román Rodríguez cuando fue elegido presidente de los canarios en 1999 por CC
Román Rodríguez cuando fue elegido presidente de los canarios en 1999 por CC - ABC

¿En qué se parecen Nueva Canarias y Coalición Canaria?

Los dirigentes de Nueva Canarias proceden de un ámbito asambleario de izquierdas y los líderes de CC de corrientes herederas de movimientos regionalistas surgidos tras la UCD

Las Palmas de Gran CanariaActualizado:

Nueva Canarias y Coalición Canaria concurren a las elecciones de 2019 con un «problema»: ausencia de implantación en todo el territorio canario. Y eso que son nacionalistas. La división de CC generó en 2003 el nacimiento de NC. Hasta entonces, era el «ala izquierda» de CC.

A diferencia de otros ejercios, en 2019 CC tiene votantes que pueden verse seducidos por Podemos o Ciudadanos. Para el líder de CC, José Miguel Barragán, «no estamos acabados ni agotados, aunque algunos lo crean».

El partido nacionalista de Fernando Clavijo, CC, concurre no sin antes haber lanzando la tesis de establecer una alianza con NC. NC, por su parte, no rechaza una asociación pero pide marcar los tiempos. Entre otras cosas, quiere reforma electoral, control de puestos en listas y que no le toquen los dominios donde manda. Por ejemplo: alcaldías como la de Telde.

En 2018 CC ha cumplido 25 años. En 2019 se conmemoran dos décadas del mandato de Román Rodríguez en las islas por espacio de cuatro años bajo las siglas de CC. De momento: ni juntos, ni revueltos. Sin embargo, el margen de influencia de Rodríguez en NC es débil porque el poder real lo tiene Antonio Morales desde el Cabildo de Gran Canaria. Morales es quien controla la batuta de la cohesión entre el poder local y NC.

Salirse de CC le ha permitido a NC aumentar desde 2015 un 44% del número de concejales, acceder al poder al Cabildo de Gran Canaria y representación en cuatro cabildos, grupo propio en el Parlamento de Canarias, un diputado en Madrid por Las Palmas y una senadora.

NC dice en su cuerpo ideológico que surge «como partido nacionalista» que aspira a que en las islas se pueda «determinar su futuro político de manera libre». Román Rodríguez fue quien estableció la limitación a la construcción turística en Canarias «para reorientar el desarrollo económico del Archipiélago».